e-MARC 2015, Foros de Debate 2015

“E-MARC vs. Judicatura” – Pregunta disparadora: Si el fomento de la prosperidad social va de la mano de la procuración de justicia: ¿Podrán llegar a convertirse los Medios de Solución de Conflictos En Línea en una Verdadera Alternativa de Justicia para todos/as?

 

DR. JOSÉ HERIBERTO GARCÍA PEÑA (México)

29 comments to ““E-MARC vs. Judicatura” – Pregunta disparadora: Si el fomento de la prosperidad social va de la mano de la procuración de justicia: ¿Podrán llegar a convertirse los Medios de Solución de Conflictos En Línea en una Verdadera Alternativa de Justicia para todos/as?”

You can leave a reply or Trackback this post.
  1. Jose Heriberto Garcia Pena says: 12 mayo, 2015 at 6:59 pm

    Agradezco al Dr. Alberto y a todo el Comité Organizador la posiblidad de compartir con Uds. algunas reflexiones sobre este tema.

     
  2. Jose Heriberto Garcia Pena says: 12 mayo, 2015 at 7:05 pm

    Mi reflexión inicial sería ésta:
    En las últimas décadas hemos presenciado un auge en el uso de los medios alternativos de solución de conflictos en general sobre todo en América Latina pasando por el Arbitraje como “punta de lanza” y siguiendo con figuras que se le asemejan en particular la Mediación y la Conciliación. En particular entre estas últimas existe una álgida discusión y debate acerca del papel y trascendencia de la participación de ese tercero-neutral en la asistencia a las partes para solucionar la controversia en disputa pues se dice se trata de fórmulas de solución que conllevan una decisión de tipo no ejecutable (léase de carácter No Coactivo). Sin embargo hay un cuestionamiento enorme también al sistema de Justicia Ordinaria por la lentitud en los procesos y los mecanismos de procedimientos de carácter burocráticos que “envuelven” al Juez en su toma de decisión volviéndose por ende nada imparcial .
    Ante esto: Las jurisdicciones deben evolucionar y buscar modernizar su derecho interno utilizando normas y prácticas transnacionales como es el caso de la utilización de los sistemas electrónicos para solucionar disputas. Esto hace que pensemos en la relación o vínculo que se daría entre un régimen jurídico avanzado con jurisdicciones cada vez más competentes con interpretaciones cada vez más expeditas y correctas. Para ello sería necesario que se busque un hilo conductor que insinué y cuestione la naturaleza, alcances y límites entre los e-MARC y la Judicatura.

     
    • Salvador Madrid Fernandez says: 12 mayo, 2015 at 8:50 pm

      Quizás una cuestión sea la de solucionar disputas por medios electrónicos, sobre todo las relacionadas con transacciones comerciales, ( sean electrónicas o no), como un método principal, expansivo y regular, de carácter vinculante a las partes.. y otra cuestión es dotar a las ODR del carácter de Justicia, es decir que estén reguladas y controladas desde el principio al fin por los órganos judiciales, lo cual le privaría de agilidad. La mediación y sus métodos estimo que deben quedar al margen del aparato judicial, al que solo se acude como ultima ratio. Si las controversias se solucionan en vías de acuerdos on line.. no es necesario el control judicial de los mismos, salvo que alguna parte lo denuncie en judicatura.

       
  3. Jose Heriberto Garcia Pena says: 12 mayo, 2015 at 10:19 pm

    Muchas Gracias Salvador por tu cvomentario, pero que pasaría con la falta de efecto vinculante para las PARTES a la hora de su cumplimiento, ¿como lograrlo si no interviene el juez o tribunal del foro homologando el acuerdo? ¿Tendría o podría tener el efecto de “cosa juzgada” el acuerdo que redacte el mediador?

     
    • Alicia De Rivas says: 13 mayo, 2015 at 6:39 pm

      Hola. Si pensamos que las partes estan asesoradas, seguramente su abogado le aconsejara homologar el acuerdo.

       
  4. Maria Evangelina Trebolle says: 12 mayo, 2015 at 11:01 pm

    Hola José, en Argentina, (siempre y cuando no existan menores o incapaces) el acuerdo en mediación, se ejecuta como si fuera una sentencia…..en lo referido a la Justicia nacional y en las provincias en algunas requiere homologación judicial, avanzando sobre tu pregunta, creo que sin duda los métodos ADR o RAD, los ODR… colaboran en la resolución de conflictos, conviviendo con los sistemas formales y ampliando la base de acceso a justicia…Saludos

     
  5. Maria Alejandra Croppi says: 12 mayo, 2015 at 11:44 pm

    Entiendo que recién podrán ser alternativas de justicia para todos, los medios de resoluciones de conflicto en línea, una vez que erradiquemos los analfabetos digitales, para así no marginar a nadie. Porque si bien no es necesario que todos manejen las nuevas tecnologías, si es cierto que para poder aceptar que se gestione su conflicto a través de medios digitales, requiere una plasticidad psíquica que seguramente no poseen todos nuestros contemporáneos. Por supuesto que es una aspiración a futuro y llevará bastante tiempo. Será para las nuevas generaciones.

     
    • Maria Del Carmen Garcia Fava says: 13 mayo, 2015 at 3:06 am

      Además de la plasticidad psíquica, se requiere el acceso al medio, tanto desde tener una compu, tel inteligente etc. como la posibilidad de conexión. Pensando en Argentina , donde vastas zonas acrecen agua potable y cloacas… Parece lejana la posibilidad de gestionar el conflicto vía on line.
      De todas maneras trabajo cada día tratando de acercar a las personas para que se comuniquen y resuelvan sus disputas. En mi provincia ( La Pampa) los acuerdos realizados en Centros públicos de Mediación Judicial tienen el valor de una sentencia.

       
    • Alicia De Rivas says: 13 mayo, 2015 at 6:42 pm

      Tambien creo que pueden convivir porque son diferentes y agregaria que se ayudan mutuamente.

       
  6. Andres Vazquez says: 13 mayo, 2015 at 2:54 am

    Recogiendo el guante de la amable invitación y la bienvenida al foro del profesor García Pena, decir que coincido con las observaciones de Salvador. Si me permiten, creo que la legislación española ofrece una respuesta a los últimos interrogantes de José Heriberto. Veamos.

    La regulación de la ley 5/12 conforma un régimen general aplicable a toda mediación que tenga lugar en España y pretenda tener un efecto jurídico vinculante, circunscrita al ámbito de los asuntos civiles y mercantiles. La norma no dice a todas las mediaciones. Solo a las que pretendan ‛’tener un efecto jurídico vinculante”.

    La mediación, por naturaleza, es una institución jurídica genuínamente informal, para procesal y para estatal. El Real Decreto-Ley 5/2012, sin embargo, asume casi completamente la mediación como un elemento más a tener en cuenta en y durante el proceso judicial (Véase el artículo 414.1, párrafo segundo de la Ley de Enjuiciamiento Civil) . Un elemento más de la oferta de la Administración pública estatal al ciudadano para la satisfacción de sus intereses y derechos (Disposición Adicional Segunda).

    Y digo casi, porque la ley 5/12 habla —con mejor o peor acierto del legislador- de mediación “como instrumento complementario de la Administración de Justicia”, que asegura “su conexión con la jurisdicción ordinaria”, pero también de “sistema alternativo”. Complementario, por un lado y alternativo por el otro. ¿Son términos sinónimos? ¿Estamos frente a un desliz léxico del legislador’? No lo parece.

    Y no puede parecerlo, porque ha sido el propio legislador el que ha modificado el texto del Anteproyecto al exigir —en la ley vigente- unos requisitos determinados para poder formalizar como título ejecutivo lo convenido en un procedimiento de mediación y reconocer eficacia ejecutiva al acuerdo de mediación. Entre otros, la verificación de legalidad vía notarial en la extrajudicial, y la homologación por el juez o tribunal en la intrajudicial. Sin duda la diferencia más significativa entre el decaído Proyecto de Ley de mediación de 2011 y la vigente Ley 5/12 de 6 de julio, junto con su precedente, el RD Ley 5/2012, de 5 de marzo.

    Por lo tanto, si nos encontramos en una mediación intrajudicial, la homologación del acuerdo, con efecto de “cosa juzgada” lo valida el juez. Si la mediación es extrajudicial, las partes tienen la opción de validar su acuerdo, formalizando como título ejecutivo lo convenido en el procedimiento de mediación y reconocer eficacia ejecutiva al acuerdo elevado a público con la intervención de un notario que lo protocolice.

    Quien recala en la jurisdicción en demanda de una solución a su litigio, e ignora la existencia de la mediación como alternativa, tiene la oportunidad de conocerla al ser derivados a mediación por el juez y resolver de forma no contenciosa, o bien, como dice la ley 5/12: “Cuando de manera voluntaria se inicie una mediación estando en curso un proceso judicial, las partes de común acuerdo podrán solicitar su suspensión de conformidad con lo dispuesto en la legislación procesal.” (art. 16.3) Las motivaciones últimas (agilización del atasco de expedientes, etc.) que persiga la Administración serían un tanto irrelevantes.

    La función que se le demanda a los órganos jurisdiccionales no es resolver el conflicto, sino sus consecuencias. Porque el conflicto, como tal y en puridad, sólo pueden resolverlo las partes. Tiene poco sentido que los órganos judiciales vayan más allá de las pretensiones de parte. ¿Y quién mejor que cada cual para valorar sus pretensiones?

    Esa especie de puerta giratoria –entrando y saliendo y volviendo a entrar- en la jurisdicción para obtener la validación del acuerdo mediado, en su caso, o la continuación del juicio togado, puede resultar aparentemente un escenario más laberíntico que en una mediación extrajudicial. Cierto, pero viene determinado precisamente por su arranque inicial contencioso, y por la pretensión de obtener efectos jurídicos vinculantes. Y, en prevención de que no prospere el procedimiento de mediación, por economía procesal, en la medida que las partes sigan pretendiendo una solución, ya no autocompositiva, y sigan demandando la tutela.

    Complementariamente, como ya dijimos, la fortaleza del acuerdo mediado, en cuanto a su ejecutoriedad, alcanzado en las mediaciones extrajudiciales, también lo garantiza el derecho español en el art. 25 de la ley 5/12 al facultar a las partes para su elevación a escritura pública, reconociendo su carácter de título ejecutivo.

    La coexistencia de títulos ejecutivos de origen procesal y extrajudicial se consolida en la vigente Ley de Enjuiciamiento Civil española en su art. 517.2, de tal manera que sea cual sea el origen el título ejecutivo recibe en la norma procesal un tratamiento unitario.

    Sí desean consultar los textos legales en línea:
    Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles. http://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2012-9112

    Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil.
    http://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2000-323

     
  7. Jose Heriberto Garcia Pena says: 13 mayo, 2015 at 3:17 am

    Muchas gracias Evangelina y Alejandra por sus comentarios. Muy de acuerdo pero el dilema va más allá de los alcances de la tecnología para que puedan tener acceso todos/as; se trata de las nociones y facultades de ese tercero-neutral adopta (llamese mediador-conciliador-mandantario-transaccionista-experto- todas ellas concepciones “muy vecinas” pero con diferencias de facultades para asistir a las partes y por ende su naturaleza jurídica es muy variable pues tienen un “sabor” meramente contractualista pues no implican resolver una controversia mediante un documento final de carácter obligatorio (no jurisdiccional) ¿Cuál sería el papel a adoptar cuando existen pluralidad de métodos? ¿Deberán ser tomados todos en cuenta o solo los que lleven una opinión técnico-legal? Saludos

     
  8. Andres Vazquez says: 13 mayo, 2015 at 3:30 am

    En respuesta a María Alejandra, y en relación a la denominada brecha digital, la razón que se argumenta es el hipotético deterioro de la calidad de la comunicación personal en el entorno virtual, presumiendo un analfabetismo funcional en la utilización de las TIC, y todo un corolario de impedimentos vinculados a la deslocalización en el espacio-tiempo. Sin embargo las estadísticas desmienten en gran medida el alcance real de ese analfabetismo digital, al margen de bolsas específicas en zonas geográficas concretas. (Incluso -fuera de toda frivolidad y dicho sea con el debido respeto al drama humano de la inmigración irregular- vemos bajar de muchas embarcaciones/pateras en el mediterráneo a inmigrantes sub-saharauis, desnutridos y descalzos, pero con sus celulares en la mano).

    Y es que la adquisición de competencias digitales ni siquiera sería un handicap, para las partes, en la medida que entendamos la comediación como la aportación del necesario conocimiento tecnológico de los e-mediadores al proceso. De tal forma, que se puedan implementar protocolos mediados a través de medios electrónicos o telemáticos, con independencia de que las partes puedan operarlos, pudiendo ser auxiliadas directamente -cada una- por un e-mediador, in situ.

    El triangulo clásico con el mediador/mediadores en el vértice superior de la figura geométrica y las partes una a cada lado de la base del triangulo, podrá sustituirse con otra distribución del escenario: la plataforma digital en el vértice superior de la figura, y las partes, acompañadas cada una por un e-mediador, actuando ambos profesionales en comediación, en los vértices de la base.

    No tenemos que esperar al futuro. El futuro fue ayer.
    http://adcordis.com/adcordis/mediacion-electronica-el-futuro-fue-ayer

     
    • Maria Victoria Marun says: 13 mayo, 2015 at 5:46 am

      Importantísimas reflexiones Colegas! Un gusto compartir con Uds. este espacio. Indudablemente, como dice el Dr. Vázquez el futuro fue ayer, pero, a pesar de ello, aun tenemos un largo camino por recorrer. Muchos de nosotros estamos ya incursionando en los RDL, y lo paradójico es que, al mismo tiempo, seguimos luchando para que los métodos RAD se emplacen como una alternativa seria respecto de la administración de justicia formal en nuestros lugares de trabajo. Un sueño colegas sería: no e Marc vs Judicatura, sino e Marc y Marc como métodos auxiliares de la Judicatura. Podremos lograrlo en todos nuestros países de América? Mucho tendremos que trabajar en profesionalización, multidisciplinariedad, etc. etc

       
      • Marina Acuna says: 18 mayo, 2015 at 11:45 pm

        Maria Victoria estoy de acuerdo con vos con relación a integrar ambas no disociar para ayudar a mejorar el sistema y acelerar los procesos de la judicatura y solo será así si las leyes se modifican para abrirse a otras profesiones y contar con una mirada más amplia interdisciplinaria,

         
  9. Juan Antonio Herrera Fernandez says: 13 mayo, 2015 at 1:31 pm

    Aun existiendo “analfabetismo digital y brecha digital”, en España, por ejemplo, desde que se popularizó el uso de las nuevas tecnologías, aprox. año 2000, ha habido un crecimiento notable pasando de apenas una quinta parte de la población que había accedido a internet en alguna ocasión, a un 70% de la población adulta que lo hace de manera habitual (datos del Centro de Investigaciones Sociológicas -C.I.S.-). Otra cosa es lo que entendemos “por entrar a internet”, pero ahora no toca”. A lo que quería decir: lo interesante es aprovechar el tiempo en ofrecer soluciones para paliar dicho déficit digital, por ejemplo, lo apuntado por Andrés Vázquez, la figura del e-comediador.

     
  10. Jorge Alberto Stinson says: 13 mayo, 2015 at 5:06 pm

    Muy enriquecedor el debate. Desde mi óptica el tema pasa por el contexto en el cual estoy inserto, esto es, la práctica de la mediación “prejudicial” o “previa” obligatoria que obliga a sumar a las herramientas propias del mediador otras que emergen de la aplicación de la ley. En las presentaciones iniciales (siguiendo al maestro Roberto Nieto, Mendoza, Argentina, he dejado de hablar de “discurso de apertura”) nos obliga a explicar esta “disonancia cognitiva” que implica la “obligatoriedad” frente a un razgo distintivo de la mediación cual es la autonomía de la voluntad de los participantes. Con ello quiero significar que a partir de la presentación entramos en el decurso de una mediación “normal”. Aclarado esto me remito a la estadística: casi el 60% de los casos sometidos a mediación “obligatoria” en la provincia de Buenos Aires, a lo largo y ancho de sus 20 departamentos judiciales, no vuelve a tribunales. Ese porcentaje estimado implica entre un 20 y 25 % de acuerdos mientras que los “certificados de defunción del proceso” (actas de mediación realizadas sin acuerdo, que habilitan la vía judicial) no son utilizados en muchos otros casos por razones que se desconocen. Esto implica de facto un mejoramiento indirecto del congestionamiento de los tribunales y una reducción de costos y tiempo. Poco a poco la cultura de abogados y justiciables, preparados para la pelea por los pasillos de Themis, va cambiando ya amoldandose a la utilización de otros métodos apropiados para la resolución de conflictos. En cuanto a la tecnología nosotros debemos usar un sistema de gestión online llamado “Mediare” y aún desde lo básico (me remito al comentario de Alendra Croppi) en muchos casos cuesta adaptarse, sin que este comentario implique desconocer que el uso de nuevas tecnologías está ahi, ya no es un sueño.

     
  11. Jorge Alberto Stinson says: 13 mayo, 2015 at 5:13 pm

    El proceso de la MPO en la provincia de Buenos Aires tiene muchas aristas, sea por excesos o defectos de su normativa, cuya explicación excedería largamente este ámbito de debate. Creo
    La provincia de Buenos Aires en casi un país por su tamaño y población que habita en ella, con una superpoblación de abogados (57.000) y es otro factor a tener en cuenta.
    La cultura de los abogados lejos de ser la de operadores del conflicto (en la terminología de Raul Calvo Soler) en un sentido amplio esta más cercana a ser , tal como fueron preparados, como operadores judiciales. Aún la cultura del ciudadano se acerca a esta forma de ver las cosas para solucionar sus disputas. Y es otro factor a tener en cuenta.
    Sin embargo la MPO se ha impuesto (mañana se cumplen tres años de su implementación por ley 13951) y mejorado sustancialmente el trabajo tribunalicio y la satisfacción de los ciudadanos al ver una más rápida resolución de sus asuntos

     
  12. Jorge Alberto Stinson says: 13 mayo, 2015 at 5:20 pm

    En cuanto a la utilización de los medios que pone a nuestro alcance la tecnología del siglo XXI creo sinceramente que debe implantarse gradualmente seguida a la par por una política de aggiornamiento de los usuarios. Nuestra Corte de Justicia Provincial está imponiendo, quepa como ejemplo, el sistema de presentaciones y notificaciones electrónicas y no es fácil. Exige la previa preparación de abogados y del poder judicial. Entiendo que la Dirección Provincial de Medios Alternativos de Resolución de Conflictos, dependiente del Ministerio de Justicia, a cargo del Dr. Ricardo A. Bracamonte debería tomar cartas en el asunto y tratar de imponer modalidades de mediación e incluso capacitación de mediadores a distancia

     
    • Alicia De Rivas says: 13 mayo, 2015 at 6:49 pm

      Les comento que en mi provincia (Santa Cruz Argentina) se realizo hace 10 dias una mediacion a distancia con Formosa. ..a 3500 km. Por skype y con total exito en derecho de familia. Eso gracias a la tecnologia.

       
  13. Maria Gonzalez says: 13 mayo, 2015 at 10:11 pm

    La Mediación como acuerdo de Voluntades dentro del Marco de la Problemática a desarrollar es un escenario dentro del cual se deben generar vías alternativas que brinden respuestas justas, sin necesidad de recurrir a un proceso judicial. Las temáticas que hoy en día se tratan han ido en aumento en todos los ámbitos sociales cobrando mayor relevancia a nivel nación. Por lo cual considero pertinente a la instancia de Mediación como una verdadera alternativa de justicia, observando las estadísticas de Organismos Nacionales que replican esta instancia según la temática a abordar con gran éxitos de gestión.

     
  14. Alfredo Omar Garcilazo says: 13 mayo, 2015 at 11:43 pm

    Sin dudas alguna ya los es un la Mediación Privada como en la Prejudicial, y en verdad ya da sus frutos a través de acuerdo y soluciones que acortan tiempo y costos de gestión.

     
  15. Graciela Testa says: 14 mayo, 2015 at 11:56 am

    Creo que la resolución de conflictos en línea es UNA ALTERNATIVA, UNA OPCION, y como tal, resulta válida como cualquier otra.
    Veo sin embargo que, por lo menos en Argentina, todavía estamos lejos de que este método llegue a “tod@s”.
    En lo personal, en los casos en que fuera posible, me sentiría más cómoda con la forma “tradicional”. Creo que la presencia de las partes en las audiencias son indispensables (https://www.academia.edu/8667816/la_presencia_de_las_Partes_en_las_audiencias_de_Mediaci%C3%B3n_Capricho_o_necesidad_del_Proceso), pero en los casos en que ésta no fuera posible, creo que la web es una gran herramienta.

     
  16. Gabriela Veronica Garcia says: 14 mayo, 2015 at 8:26 pm

    Hola a todos! Que buen tema el del foro. Tal como lo comenta Maria Victoria Marun y despues de leer los aportes realizados , en especiales los de Andres Vazquez que siempre es un placer leerlos, continua siendo una paradoja que aun hayan lugares donde luchemos dia a dia para que los RAD sean una alternativa seria respecto de la administración de justicia formal en nuestros lugares de trabajo.

     
  17. Maria Estela Palumbo says: 15 mayo, 2015 at 12:31 am

    Colegas , muy importantes las opiniones de cada uno de ustedes , y creo desde mi lugar que si queremos avanzar en que la Mediación , Conciliación y demás ítem , sean referentes para todos y se apliquen en todo su contenido debemos adaptarnos a los nuevos procesos en Resolución de Conflictos y concuerdo con lo dicho de Maria Gonzales en , La Mediación como acuerdo de Voluntades dentro del Marco de la Problemática a desarrollar es un escenario dentro del cual se deben generar vías alternativas que brinden respuestas justas, sin necesidad de recurrir a un proceso judicial., saludos a todos y gracias por compartir tan rico debate

     
  18. Hector Fuentes Martinez says: 15 mayo, 2015 at 1:16 am

    Buenas noches a tod@s, les agradezco que compartan sus comentarios, los cuales son muy enriquecedores, y bueno yo creo que los medios de solución de conflictos en línea si pueden ser una excelente alternativa a la administración de justicia y que esté al alcance de tod@s, aunque si bien es cierto en América Latina el acceso a las NTIC’s pueda ser catalogado como deficiente, es importante reconocer que hasta el momento se han obtenido grandes resultados en lo que ha esto respecta, ya que los Gobiernos se han percatado de la imperiosa necesidad de estar interconectados con sus Gobernados y viceversa, y no se quedan atrás los Órganos Justicia, puesto que se han creado plataformas electrónicas que ayudan a mejorar la administración de justicia, como es el caso del Juicio en Línea que es auspiciado en México por el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa.

    Nuevamente en México y lo que se refiere a Métodos Alternativos de Solución de Conflictos administrados vía electrónica, podemos encontrar la plataforma de ConciliaNet de la PROFECO, que atiende quejas comerciales entre consumidores y proveedores, para ello las partes interactuan en audiencias virtuales para encontrar una solución a su problema.

    Para que todos tengamos acceso a los Métodos Alternativos de Solución de Conflictos en linea, considero que se deben tomar en cuenta ciertos aspectos:
    1.- Mejore la infraestructura de las NTIC’s.
    2.- Exista una verdadera cultura de difusión sobre las bondades del uso de los MASC tanto de manera tradicional como vía electrónica.
    3.- Se legisle un ordenamiento general jurídico que los regule.
    4.- Crear plataformas de fácil interacción para los usuarios.
    En fin se pueden en listar muchos aspectos a considerar, sin embargo y quiero recalcar en ello, y es lo más importante para mi, ya se han dado por lo menos los primeros pasos para que tod@s tengamos acceso a los MASC electrónicos.

     
  19. Elisa Eugenia Brito says: 15 mayo, 2015 at 6:07 pm

    Yo creo que las mediaciones,a través de skype como es uno de los medios que existe actualmente como precedente usado para resolver una controversia entre las provincias de Formosa y Santa Cruz por un conflicto de familia.La mediación a través de estos medios permitiría a las partes ahorrar tiempo y dinero por ello,lo considero una herramienta útil y necesaria.

     
  20. Silvina Agueda Schmitt says: 15 mayo, 2015 at 8:21 pm

    La redefinición de justicia va de la mano de la jerarquización y utilización de los métodos aletrnativos de justicia. Aquellos que confiamos en la mediación podríamos afirmar que aquellos conflictos sometidos al Poder Judicial son los que utilizan un método alternativo y que fueran los principales los que hoy se tienen por alternativos. El cambio de paradigma se está desarrollando; es posible que no se produzca con la rapidez que consideramos nos merecemos la sociedad completa. Podríamos analizar las causas de su falta o escasa implementación, aunque también podríamos generar espacios como este Congreso de difusión.

     
  21. Cristian Ariel Poetto says: 19 mayo, 2015 at 8:05 am

    Mi postura va también en el mismo sentido de varias ya expresadas anteriormente, respecto de lo mejor sería e marc más judicatura. El objetivo primordial debe ser el acceso a Justicia, entiendo por tal, una justicia eficiente, rápida y de calidad. Si a través de los métodos alternativos de abordaje de conflictos se puede lograr una mejor respuesta de parte de la Justicia a los justiciables entonces es un deber incorporarlos al abanico de sus posibilidades y devolverles la autonomía y facultades que alguna vez les fueron arrebatadas, pero que en origen siempre fueron suyas. En cuanto a los e marc a mi entender son herramientas para facilitar el acceso, pero no olvidemos que lo importante son las personas detrás de las pantallas, por eso es fundamental que haya cada vez más profesionales mediadores y más capacitados para utilizar estos recursos. En Argentina hay numerosas experiencias positivas, algunas más publicitadas que otras, pero todas importantes para seguir profundizando este cambio cultural que implica sumar el aporte de los marc a la actividad judicial.