e-MARC 2015, TRABAJOS DESTACADOS

HABILIDADES DEL MEDIADOR EN UN MUNDO GLOBAL

MartellVilalta.fw
 

Rosa Pérez Martell (España)

Prof. Titular ULPGC, consultora docente UOC.

Aura Esther Vilalta Nicuesa (España)

Prof UOC.

Resumen

Es interesante reflexionar sobre la formación del mediador que incluirá una cuestión muy importante: sus habilidades como mediador. La formación del experto mediador es una cuestión central para garantizar la excelencia en una actividad profesional que supone el primer estadio de acceso a la justicia en las sociedades de hoy.  La Unión Europea ha optado por dejar un amplio margen de maniobra a los Estados miembros en la concepción de los diversos requerimientos formativos. En cualquier caso, cabe identificar algunas cuestiones que resultan claves para una adecuada formación de estos expertos en una realidad cada vez más compleja y diversa  que requiere de profesionales familiarizados con los muy diversos contextos socio económicos y culturales, conocedores del marco jurídico en el que se desenvuelven los conflictos, especializados en sus diversos ámbitos aplicativos y, en particular, solventes en el entorno electrónico.

Abstract. The training of experts in mediation is a key issue to secure excellence in a professional field that implies the first for the access to justice today’s societies. The European Union has opted to leave Member States to determine the training requirements. In any case some key issues for the training and expertise of these experts may be identified today in an increasingly complex and diverse society that requires to become familiar with a number of different economic and socio-cultural contexts, to be aware of the legal framework in which the conflict may be settled, and to feel comfortable into the electronic environment.

Topic: mediation

Introducción

Los mediadores son aquellas terceras personas profesionales, imparciales, independien­tes y cualificados que, sin poder de decisión, ayudan a las partes en conflicto, a dialogar, a que resuelvan por sí mismas sus problemas, podemos decir que son el eje de la mediación.

Además, los mediadores son la base de un buen programa de mediación, la mediación se presti­giará si se dispone de buenos mediadores, bien formados, responsable de su importante función y poseedores de las habilidades que, sobre todo, el estudio y la experiencia pue­den aportar.

En este sentido, es interesante reflexionar sobre la formación del mediador que incluirá una cuestión muy importante: sus habilidades como mediador, pensemos que la actividad de mediación se despliega en múltiples ámbitos profesionales y sociales, requiriendo habilidades que en muchos casos dependen de la propia naturaleza del conflicto.

Para ello al mediador se le viene exigiendo que posea, como resume atinadamente OYHANARTWE, cualidades personales consistentes en poseer una clara trayectoria ética, sensibilidad, facilidad de comunicación y credibilidad, contar con capacitación para comprender y saber aplicar las etapas del proceso y  estar dotado de habilidades consistentes en saber escuchar, crear armonía, evaluar intereses y necesidades, armas opciones, manejar ira, saber parafrasear, saber reenfocar, romper estancamiento, planificar estrategias, equilibrar el poder, redactar acuerdos, y saber remitir a otros servicios cuando ello resulte necesario.  La profesionalidad del experto es, en consecuencia, un objetivo prioritario en los próximos años para los Estados que se logra única e  indefectiblemente a través de una formación adecuada.

En el contexto internacional la Organización de las Naciones Unidas viene elaborando desde hace unos años Leyes Modelo y Recomendaciones que favorezcan la implementación y el uso de la conciliación y de la mediación en la resolución de los conflictos, civiles, mercantiles, transnacionales[1], en situaciones bélicas, en los problemas relacionados con la infancia, con la mujer y entre los colectivos más desfavorecidos. En ellos este Organismo pone de manifiesto como un elemento fundamental para lograr un proceso eficaz es la formación, la preparación del mediador, que combina los conocimientos y las capacidades individuales del mediador con un equipo bien cohesionado de especialistas y el apoyo financiero y administrativo necesario de la entidad mediadora. Asimismo, subraya la importancia de que estos profesionales sean conocedores y manejen el derecho y los marcos normativos en los que se desenvuelve el conflicto.  La formación de los mediadores debe pasar a su vez  porque cuenten con apoyo profesional, y se sometan a una planificación apropiada, un seguimiento y una evaluación periódicos, a fin de mejorar las posibilidades de éxito y minimizar los errores del mediador. En la actualidad, está elaborando unas Directrices que aglutinen los estándares mínimos que deben respetar los proveedores de servicios de mediación en línea en controversias civiles, mercantiles y de consumo[2].

A su vez, muchas instituciones de mediación han procedido a elaborar sus propios Códigos de Conducta. Son significativos los  primeros esfuerzos de la CPR[3], del ABA, de la AAA[4], del CIArb[5] y de la UIA[6] para la acreditación de los expertos e instituciones desde el año 2002. O las Directrices y Pautas éticas de la JAMS[7]. O el más reciente Código de Conducta Profesional adoptado por el Instituto Internacional de Mediación (IMI), inspirado en los anteriores textos[8].

También en la Unión Europea cabe recordar que tras varios años de pasos tímidos –Recomendaciones 98/257/CE[9] y 2001/310/CE[10]-, la Unión Europea promulgó una importante Directiva de mediación (Dir. 2008/52/CE)[11] en virtud de la cual se instaba a que los Estados miembros fomenten la elaboración de códigos de conducta voluntarios – aunque desde el año 2004 la propia UE cuenta ya con su propio Código de conducta de los mediadores[12]– la adhesión de los mediadores y las organizaciones que presten servicios de mediación a dichos códigos,  y el fomento de la formación inicial y continua de mediadores para garantizar que la mediación se lleve a cabo de forma eficaz, imparcial y competente en relación con las partes. Y tras este instrumento, dos importantes textos normativos adicionales: una Directiva relativa a la resolución alternativa de litigios en materia de consumo (Directiva sobre RAL en materia de consumo)[13], y  un Reglamento sobre resolución de litigios en línea (Reglamento de RLL en materia de consumo)[14] que sientan las bases o principios aplicables a las modalidades extrajudiciales dirigidas al consumo.

En la actualidad la totalidad de los países miembros de la Unión Europea, dentro de ese amplio margen que atribuye la Directiva 52/208/CE  a los Estados para definir los procedimientos de formación, los criterios de homologación, los contenidos que se han de impartir, el número de horas de los cursos, el sistema evaluativo, la proporción de práctica y tantos otros aspectos, se han ido dotando de un marco normativo interno que regule la actividad de estos profesionales.

La formación especializada de los profesionales es crucial para garantizar la calidad y la preservación de los principios de la mediación en todo proceso. En concreto:

  • Su carácter voluntario, y dispositivo.
  • Su flexibilidad, clave de su atractivo y de su ventaja competitiva frente a las modalidades adversariales.
  • La posibilidad de que las partes puedan elegir al mediador de su confianza.
  • Que la mediación se desarrolle, en todo caso, fuera de la oficina judicial cuando sea intrajudicial y con absoluta confidencialidad si es su deseo.
  • Que se preserve la igualdad de oportunidades de las partes, el equilibrio y la imparcialidad de los mediadores.
  • Que se preserve la independencia de mediadores e instituciones de mediación.
  • Que la actividad sea “neutral”, es decir, despojada de todo juicio valorativo.

HABILIDADES DEL MEDIADOR

En general, las habilidades básicas de los mediadores[15], en general, deberían ser:

  • habilidades para la escucha activa
  • capacidad de gestionar la diversidad (gestionar la complejidad);
  • habilidades para resumir lo aportado por las partes, El uso de los resúmenes es una de las herramientas más importantes para un mediador, después de las habilidades para escuchar y preguntar. los resúmenes periódicos minuciosos suponen un proceso de comprobar que se está escuchando con cuidado todos los detalles expuestos por las partes. Ofrece la oportunidad de corregir los malentendidos.
  • habilidad para parafrasear, como un elemento decisivo en su actividad continuada
  • capacidad de tomar decisiones con escasa información (gestionar la incertidumbre);
  • capacidad de convicción (habilidades en negociación y persuasión); capacidades de conseguir objetivos en ambientes de tensión, de rendir bajo presión (habilidad de mantener el equilibrio personal);
  • habilidades para saber preguntar. Después de las habilidades para la escucha (escucha activa y uso del silencio) una de las herramientas más importantes para el mediador es saber preguntar. El trabajo del mediador se conduce a través de las preguntas, que transmiten algo de los pensamientos y de las ideas que tiene el interrogador sobre la persona que responde. En este sentido, el tipo de preguntas que se tienen que usar deberán indicar valores clave para la práctica de la mediación. Por ejemplo, cuando el mediador usa preguntas abiertas para explorar los deseos, necesidades… del cliente podrá avanzar para ayudar a las partes a explorar y desarrollar sus opciones… se refiere a que son las partes quienes han de llegar a un acuerdo conjunto. Las partes involucradas en el problema saben como definir y aclarar los problemas y asuntos, están en mejor posición para identificar las soluciones potenciales para llevar a un acuerdo. Las preguntas abiertas son los principales recursos que tiene el mediador para resolver los problemas. Las mas habituales empiezan con que, como, cuando, donde, como, porque… Funcionan mejor cuando se encadenan entre ellas, de forma recurrente:
  • Cuales fueron los efectos de q se diese esta situación
  • Quien mas ha resultado afectado por esto
  • Quien lo dijo
  • Como respondieron
  • Como fue esa respuesta comparada con lo que esperaba
  • Que piensa que están diciendo los otros sobre su implicación en esto
  • Que necesita que ocurra ahora
  • Que resultado espera tras acudir a la mediación
  • Cual sería el peor resultado posible
  • Cual sería su resultado ideal en esta disputa
  • Que cree que haría falta para hacerlo posible
  • Quien cree que necesitaría involucrarse para conseguirlo
  • Cuando sería el momento ideal para hacerlo
  • Cual sería el mejor sitio para que sucediera esto
  • Cuando se lo contará
  • Como cree que responderán

Estas preguntas conectan a las personas con su capacidad de resolver los conflictos día a día.  También, las preguntas con “por que” son buenas para resolver problemas pero pueden ocasionar problemas ya que puede que demos poder a la otra parte, puede que involucremos a otras personas en la respuesta….

Podemos evitar esta preguntas interrogando sobre los objetivos de la otra persona con cuestiones que empiecen por “¿Qué?”

  • ¿Qué es o que provoca esa conducta tuya que me hace enfadar?
  • ¿Qué te impulsó a ser irrespetuoso conmigo?
  • ¿Qué pasó aquel día para q olvidaras hacer esa llamada tan importante?

Además, podemos usar los “POR QUE” para hacer sugerencias. Otra cuestión que puede surgir con las cuestiones con “POR QUE” junto a las preguntas cerradas es que insinúen respuestas. Cuando fallan las preguntas abiertas puede ser apropiado que el mediador haga sugerencias a veces a esto se le llama “el último refugio del mediador desesperado”. Esto ha de ser cuidadoso y de forma intencionada no de forma habitual. Ejemplo de esto sería: ¿Por qué no has pedido consejo legal? Deberías pedir consejo legal ¿Has pensado en pedir consejo legal? ¿Has pensado que una posible opción sería pedir consejo legal?

  • capacidad de adoptar determinados roles de liderazgo;
  • capacidad para gestionar las situaciones de gestión/explosión emocional (cuando floran emociones o sentimientos reprimidos en alguna de las partes, evitando que “enquisten” el proceso)

Deducimos estas habilidades:

  • Porque el mediador necesita contar con habilidades y destrezas acordes a la realidad de los tiempos. Ello implica, entre otras cuestiones, poseer cualidades relacionales que le permitan generar empatías, así como ciertas habilidades comunicativas que procuren un ambiente de distensión, diálogo, participación y compromiso a las partes enfrentadas.
  • Se traduce, asimismo, en la necesidad de adquirir competencia en la comprensión de las culturas y del contexto social en el que se manifiestan los distintos conflictos, de modo que la persona mediadora sea capaz de visionar el problema desde las diversas perspectivas que ofrece la realidad y situarlo en el contexto adecuado, pueda valorar la conveniencia o no de iniciar un proceso de mediación y tenga habilidad suficiente para situarse en el terreno de los hechos e iniciar un acercamiento positivo de las partes que se hallan en conflicto. Para ello resulta conveniente que gocen de cierta formación multidisciplinar.
  • Este experto ha de poseer por otro lado una sólida formación jurídica y cabal conocimiento no solo de las repercusiones psicosociales sino también de las consecuencias jurídicas de los eventuales acuerdos que puedan alcanzar las partes en ciertos ámbitos de la vida, vayan o no las partes acompañadas de sus correspondientes letrados, porque los acuerdos alcanzados no pueden ser contrarios a Derecho. Debe tenerse en cuenta que la Ley española, a diferencia de otros países europeos como Grecia, no obliga a que en las mediaciones se hallen presentes los letrados de las partes. Y si bien el cometido del mediador no será nunca de naturaleza evaluativa ni de asesoramiento legal, está habilitado para participar activamente en el proceso y para efectuar propuestas no formales de solución que, en ningún caso deben resultar irrespetuosas con la legalidad vigente. En su papel de facilitador, debe estar en condiciones de informar a las partes acerca de las consecuencias jurídicas de determinados acuerdos, de evitar que los pactos puedan recaer sobre cuestiones no susceptibles de ser sometidas a mediación, y de formular alternativas viables dentro del marco legal aplicable, sin que ello implique en caso alguno labor de asesoramiento o muestra de inclinación por una determinada opción.
  • Asimismo, qué duda cabe, el mediador debe saber cuándo el conflicto demanda la concurrencia y participación de otros perfiles profesionales, y lograr que ese trabajo interdisciplinar sea posible.
  • Finalmente, aunque no en último lugar, el mediador hoy ha de contar con un dominio adecuado de las Tecnologías de la información y de la comunicación (las TICs).

Veamos alguna de las habilidades específicas más relevantes en el mediador:

Finalmente, insistimos en lo siguiente: la actividad de mediación se despliega en múltiples ámbitos profesionales y sociales, requiriendo habilidades que, en muchos casos, además de las expertas visiones del mediador, dependerán de la propia naturaleza del conflicto.


 

BIBLIOGRAFIA

CORTES, Pablo, Online Dispute Resolution for Consumers in the European Union, Routledge, July 22nd 2010.

COSTA GARCÍA, “La negociación” en Sistemas de solución extrajurisdiccional de conflictos. Editorial universitaria Ramón Areces. 2.006.

FISHER-URY-PATTON, Obtenga el sí. El arte de negociar sin ceder. Gestión 2.000. 2.005

KATSH, Ethan, RAINEY, Daniel, WAHAL, A. et al. (2011). Online Disputes Resolution: theory and practice. Eleven eds. 2012.

MOORE, Christopher. The Mediation Process. Practical Strategies for Resolving Conflict. 3º ed. Ed. Jossey-Bass. 2.003 and SPENCER, D. BROGAN, M. Mediation law and practice. Cambridge. 2.006.  See al

PÉREZ MARTELL, R. Mediación civil y mercantil en la Administración de Justicia. Tirant lo blanch. 2.008.

SANCHEZ PÉREZ, Aproximación interdisciplinar al conflicto y a la negociación, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cádiz, 2.005.

SÁNCHEZ, FLORA, La Mediación-. Solución Intermedia de Conflictos, Panamá, 1999.

SCHIFFRIN, A. La Mediación: Aspectos Generales, Editorial Paidós, Buenos Aires., 1996.

VILALTA, Aura Esther. <Legal Framework and harmonization of ADR/ODR methods>. Journal of Law and Conflict Resolution. Vol. 2 (4). Academic Journals. ISSN 2006-9804. <Mediation. Legal Framework: Comparative Law>. The White Book Of Mediation In Catalonia, Chapter 2, pp. 83-130, Catalonia Government, Department of Justice, 2010. http://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=1763164

WHATLING, T. Mediación, habilidades y estrategias. Colecc Sociocultural, 2013.

REGULATION:

  • Law on mediation, 5th july. Official Journal of Spain num. 162, 6th july, 2.012. Sec I. Pág. 49224.

WEBS:

http://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=1803073

[1] Rec. 98/257/EC: Commission Recommendation of 30 March 1998 on the principles applicable to the bodies responsible for out-of-court settlement of consumer disputes.

http://ec.europa.eu/consumers/redress/out_of_court/adr/acce_just12_en.pdf

[1] Proposal for a directive of the european parliament and of the council, on alternative dispute resolution for consumer disputes and amending Regulation (EC) No 2006/2004 and Directive 2009/22/EC (Directive on consumer ADR).  Brussels, 29.11.2011, COM(2011) 793 final. 2011/0373 (COD)

http://ec.europa.eu/consumers/redress_cons/docs/directive_adr_en.pdf

[1] Proposal for a Regulation of the European Parliament and of the Council, on a Common European Sales Law. Brussels, 11.10.2011, COM(2011) 635 final. 2011/0284 (COD)

http://eurlex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=COM:2011:0635:FIN:EN:PDF

[1] Proposal for a Regulation of the European Parliament and of the Council, on online dispute resolution for consumer disputes (Regulation on consumer ODR). Brussels, 29.11.2011

COM(2011) 794 final. 2011/0374 (COD)

http://ec.europa.eu/consumers/redress_cons/docs/odr_regulation_en.pdf

[1] V. Ley Modelo de la CNUDMI sobre Conciliación Comercial Internacional con la

Guía para su incorporación al derecho interno y utilización del año 2002 en web oficial de la Organización de las Naciones Unidas, CNUDMI, http://www.uncitral.org/pdf/spanish/texts/arbitration/ml-conc/03-90956_Ebook.pdf

  1. asimismo Directrices de las Naciones Unidas para una mediación eficaz, concebido para reforzar la profesionalidad y la credibilidad de

las actividades de mediación en todo el mundo. Este conciso documento

de referencia recoge la vasta experiencia de los mediadores que

llevan a cabo su labor en los ámbitos internacional, nacional y local.  En http://www.un.org/wcm/webdav/site/undpa/shared/undpa/pdf/UN%20Guidance%20for%20Effective%20Mediation%20Spanish.pdf

[2] V. trabajos del WG III de la CNUDMI relativos a la Resolución de Disputas en Linea: http://www.uncitral.org/uncitral/es/commission/working_groups/3Online_Dispute_Resolution.html

[3] The Model Rule for the Lawyer as a Third Party Neutral of the CPR-Georgetown Commission on Ethics & Standards in ADR (2002): http://www.cpradr.org/Portals/0/Resources/ADR%20Tools/Clauses%20&%20Rules/CPR%20Model%20Rule%20for%20The%20Lawyer%20as%20Third-Party%20Neutral.pdf

[4] Model Standards of Conduct for Mediators (2005) adopted by AAA, ABA and ACR: https://adr.org/aaa/ShowPDF?doc=ADRSTG_010409

[5] The Guidelines for the appointment of mediators, confidentiality and termination of the Chartered Institute of Arbitrators: https://www.ciarb.org/docs/default-source/practice-guidelines-protocols-and-rules/1-guidelines-on-confidentiality-in-mediation.pdf?sfvrsn=2

[6] Code of Conduct for Mediators of the UIA Forum of Mediation Centres (2003): http://www.cedr.com/news/?item=UIA-Forum-of-Mediation-Centres

[7] JAMS Mediators Ethical Guidelines: http://www.jamsadr.com/mediators-ethics/

[8] V. https://imimediation.org/imi-code-of-professional-conduct

[9] V. Recomendación 98/257/CE: Recomendación de la Comisión de 30 de marzo de 1998 relativa a los principios aplicables a los órganos responsables de la solución extrajudicial de los litigios en materia de consumo. En: http://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/?uri=CELEX:31998H0257

[10] V. Recomendación 2001/310/CE: Recomendación de la Comisión

de 4 de abril de 2001, relativa a los principios aplicables a los órganos extrajudiciales de resolución consensual de litigios en materia de consumo http://www.davara.com/documentos/relacionados/adr/Rec_19042001.pdf

[11] V. Directiva 2008/52/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 21 de mayo de 2008, sobre ciertos aspectos de la mediación en asuntos civiles y mercantiles http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ:L:2008:136:0003:0008:Es:PDF

[12] V. European Code of Conduct for Mediators of the European Commission (2004). En: http://ec.europa.eu/civiljustice/adr/adr_ec_code_conduct_en.htm

[13] V. http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+TA+P7-TA-2013-0066+0+DOC+XML+V0//ES

[14] V. http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+TA+P7-TA-2013-0065+0+DOC+XML+V0//ES

[15] WHATLING, T. Mediación, habilidades y estrategias. Colecc Sociocultural, 2013.

4 comments to “HABILIDADES DEL MEDIADOR EN UN MUNDO GLOBAL”

You can leave a reply or Trackback this post.
  1. Jose Heriberto Garcia Pena says: 12 mayo, 2015 at 8:44 pm

    Excelente ponencia Rosa solo discrepo en lo del papel de facilitador, pues hay que tener cuidado a la hora de informar a las partes y no hablar de formular alternativas viables dentro del marco legal aplicable, pues ello implicaría una labor de asesoramiento o tomar partido con algunos de los involucrados y eso al menos en la labor mediadora típica es muy delicado y es una linea muy delgada.

     
  2. Jorge Alberto Stinson says: 13 mayo, 2015 at 6:15 pm

    No puedo más que reiterarme en opiniones vertidas en derredor de o.tro trabajo. Muy enriquecedor el debate. Yo coincido con el trabajo en comentario. Desde mi óptica y experiencia personal el tema pasa por el contexto en el cual estoy inserto, esto es, la práctica de la mediación “prejudicial” o “previa” obligatoria que obliga a sumar a las herramientas propias del mediador otras que emergen de la aplicación de la ley 13951 de la provincia de Bs. As. Argentina. En las presentaciones iniciales (siguiendo al maestro Roberto Nieto, Mendoza, Argentina, he dejado de hablar de “discurso de apertura”) nos obliga a explicar esta “disonancia cognitiva” que implica la “obligatoriedad” frente a un razgo distintivo de la mediación cual es la autonomía de la voluntad de los participantes. Con ello quiero significar que a partir de la presentación entramos en el decurso de una mediación “normal”. Aclarado esto me remito a la estadística: casi el 60% de los casos sometidos a mediación “obligatoria” en la provincia de Buenos Aires, a lo largo y ancho de sus 20 departamentos judiciales, no vuelve a tribunales. Ese porcentaje estimado implica entre un 20 y 25 % de acuerdos mientras que los “certificados de defunción del proceso” (actas de mediación realizadas sin acuerdo, que habilitan la vía judicial) no son utilizados en muchos otros casos por razones que se desconocen. Esto implica de facto un mejoramiento indirecto del congestionamiento de los tribunales y una reducción de costos y tiempo. Poco a poco la cultura de abogados y justiciables, preparados para la pelea por los pasillos de Themis, va cambiando ya amoldandose a la utilización de otros métodos apropiados para la resolución de conflictos. En cuanto a la tecnología nosotros debemos usar un sistema de gestión online llamado “Mediare” y aún desde lo básico en muchos casos cuesta adaptarse, sin que este comentario implique desconocer que el uso de nuevas tecnologías está ahi, ya no es un sueño. Es una realidad y una necesidad global.

    El proceso de la MPO en la provincia de Buenos Aires tiene muchas aristas, sea por excesos o defectos de su normativa, cuya explicación excedería largamente este ámbito de debate. La provincia de Buenos Aires en casi un país por su tamaño y población que habita en ella, con una superpoblación de abogados (57.000) y es otro factor a tener en cuenta.
    La cultura de los abogados en Argentina lejos de ser la de operadores del conflicto (en la terminología de Raul Calvo Soler) en un sentido amplio esta más cercana a ser , tal como fueron preparados, como operadores judiciales. Aún la cultura del ciudadano se acerca a esta forma de ver las cosas para solucionar sus disputas. El litigio parece ser la madre de todas las soluciones. Y es otro factor a tener en cuenta.
    Sin embargo la MPO se ha impuesto (mañana se cumplen tres años de su implementación por ley 13951) y mejorado sustancialmente el trabajo tribunalicio y la satisfacción de los ciudadanos al ver una más rápida resolución de sus asuntos

    En cuanto a la utilización de los medios que pone a nuestro alcance la tecnología del siglo XXI creo sinceramente que debe implantarse gradualmente seguida a la par por una política de aggiornamiento de los usuarios. Nuestra Corte de Justicia Provincial está imponiendo, quepa como ejemplo, el sistema de presentaciones y notificaciones electrónicas y no es fácil. Exige la previa preparación de abogados y del poder judicial. Entiendo que la Dirección Provincial de Medios Alternativos de Resolución de Conflictos, dependiente del Ministerio de Justicia, a cargo del Dr. Ricardo A. Bracamonte debería tomar cartas en el asunto y tratar de imponer modalidades de mediación e incluso capacitación de mediadores a distancia lo cual- por cierto- evitaría en parte el negocio de la formación

     
  3. Vanesa Soledad Barcelo says: 17 mayo, 2015 at 4:50 pm

    muy interesante el aporte, considero que un buen mediador es aquel que tiene la capacidad de poner en practica las herramintas adquiridadas en su formacion conjugadas con las experiencias propias vividadas en cada sesion, ya que ninguna medicaion es igual una de otra y para poder brindarle a los sujetos una respuesta que beneficie a ambos es necesario capacitarse constantemente en torno al mundo que nos rodea, porque se puede saber mucho sobre teorias y paradigmas, pero sino se conoce las raices u rigenes de donde pueden surgin los problemas que se presentan sea en ambito formal como informal sera muy dificil poder brindar alternatrivas al problema presentado como conflicto.

     
  4. Cristian Ariel Poetto says: 19 mayo, 2015 at 7:49 am

    Muy interesante el artículo. Personalmente, considero que la mediación es hasta el momento el método de abordaje de conflictos más a adecuado a un contexto cada vez más globalizado. Por sus características intrínsecas, su promulgado respeto por las realidades complejas y las visiones diferentes de cada persona, su objetivo primordial de pacificación y su sencilla normativa, más cuando hablamos de culturas diversas. Difícilmente pueda ser superado, aunque sí mejorado. Y en este último sentido comienzan a jugar un rol verdaderamente importante los ODR y los valores agregados que puedan incorporar en cuanto a la accesibilidad, sobre todo. Saludos!