e-MARC 2015, Trabajos Destacados 2015

LUGARES DE DESTINO DE LOS MIGRANTES: GEOGRAFIAS DE BRAZOS ABIERTOS Y DE PUERTAS CERRADAS GENERADORAS DE CONFLICTOS FAMILIARES

 

María Victoria Marun (Mendoza, Argentina)

Abogada. Mediadora. Profesora Superior en Ciencias Jurídicas. Especialista en Docencia Universitaria. Docente Universitaria. Pontificia Universidad Católica Santa María de los Buenos Aires. Posgraduada en Derecho Privado. Capacitadora en Legislación Escolar y Resolución de Conflictos en Instituciones Educativas en DGE Mendoza y Ministerio de Educación de la Nación. Investigadora ad hoc del Observatorio del Conflicto Social de la Universidad Nacional de Tres de Febrero. Miembro fundador de la Academia ODR Latinoamérica

 ABSTRACT 

Antes de ser inmigrante se es emigrante afirman Bourdieu y Wacquant,[1] para subrayar la importancia de conectar el  lugar de origen con el lugar de destino en los estudios sobre migración, y de reconocer que estos procesos modifican la vida de los que se quedan, de los que se van y de las sociedades de destino.

 INTRODUCCION

Los cambios y permanencias observados en dos espacios geográficos conectados a partir del mismo fenómeno, no expresan únicamente el carácter transnacional de los procesos migratorios o el surgimiento de espacios plurilocales sino que para estos autores la migración es ante todo, producto y expresión de una relación histórica inter-nacional de dominación material y simbólica. Esta dominación toma cuerpo en las trayectorias, prácticas y experiencias individuales de las personas migrantes y también se expresa en una alteración de las fronteras que definen el orden social tanto en las sociedades de origen como en las de destino. Expresiones de estos cambios son, por ejemplo, los procesos de movilidad social de los migrantes y sus familias que no siempre son legitimados por los códigos culturales de las sociedades locales, produciendo estigmatización, extrañamiento y un sentido de no pertenencia de estos sectores frente a la sociedad local. También las alteraciones en los arreglos familiares y en las percepciones sobre los beneficios y perjuicios de la migración son fenómenos que expresan algún tipo de trastocamiento de valores y normas dominantes, sobre todo ahora con la progresiva feminización mundial de la movilidad humana. Por último, los cuestionamientos a las fundaciones legítimas de la ciudadanía y su relación con el Estado y la nación, que provoca la presencia de inmigrantes en los países receptores, es otra de las expresiones de esta relación de dominación.

Argentina es el país latinoamericano que registra mayor migración intrarregional, con 1,5 millones de personas provenientes de países limítrofes más Perú, afirmó el demógrafo del Conicet Enrique Peláez. [2].  Las cifras de los censos marcan que Argentina, a la que se ha atribuido una población bajada de los barcos más allá de la originaria, cambió desde una migración de ultramar a finales del siglo XIX y principios del XX, por una migración actual de países limítrofes más Perú.  La migración hacia Argentina está concentrada en personas bolivianas, paraguayas y peruanas; hubo una corriente fuerte de chilenos y uruguayos que ha disminuido en el último tiempo. El documento ‘A 20 años de la Conferencia de El Cairo, logros y retos de la agenda de población y desarrollo en América Latina y el Caribe‘ afirma que ‘la migración dentro de la región ha alcanzado una magnitud muy significativa‘. La información censal de 2010, disponible para 10 países, revela que el número de migrantes de la propia región pasó a superar los 4 millones, y que Argentina registra el valor más alto -con 1,5 millones de migrantes-, seguida de Venezuela -con 850.000- y Costa Rica -350.000-.  Esos datos se conocieron mientras se desarrolló en Montevideo (Uruguay)  la Primera Reunión de la Conferencia sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe.

Esto, nos lleva a reflexionar sobre tantos lugares de destino, entre ellos Mendoza en Argentina, que se  constituyen en “espacios de brazos abiertos”, por las posibilidades de trabajo y de vida que ofrecen, desde su clima, su geografía, su emplazamiento territorial, etc., pero, que a la vez, pueden transformarse en grandes puertas cerradas a la comprensión, a la integración,  a la adaptación  que necesitan las familias migrantes, ocasionando en su seno conflictos de difícil solución.

MENDOZA , TIERRA DE BRAZOS ABIERTOS…

Según María Rosa Cozani[3], no podemos pensar la migración internacional en Mendoza fuera del marco de Argentina. Nuestro país fue desde la segunda mitad del siglo XIX un polo de atracción para inmigrantes europeos, inmigración que fue promovida ya que había grandes extensiones de tierra que debían ser incorporadas a la agricultura. Recordemos que Argentina, con una gran extensión de tierras libres buscaba delinear un modelo agroexportador, por lo tanto se necesitaban brazos para la agricultura. Los inmigrantes europeos vinieron a cubrir ese vacío en un momento en que las condiciones en sus países de origen no eran las mejores. Este gran ingreso de población europea relativizó el proceso de ingreso de inmigrantes limítrofes. Sin embargo, Argentina desde siempre fue atractiva para estos flujos, y a partir del censo 1991, la proporción de inmigrantes limítrofes fue superior a la de migrantes europeos. En los últimos años también se sumaron nuevas corrientes. Desde la década del 80 comienzan a ingresar taiwaneses, coreanos, rusos, ucranianos y fundamentalmente peruanos.

Expresa la autora antes citada que, una vez que llegó el ferrocarril en 1885 comenzaron a ingresar inmigrantes europeos, especialmente italianos y españoles, que contribuyeron a modificar el perfil demográfico y productivo de la provincia de Mendoza. En cuanto a los inmigrantes limítrofes, siempre presentes en nuestro territorio desde la constitución de Argentina como país, la corriente principal era la originaria de Chile, a la que se fueron sumando ingresos de población boliviana, en relación con la necesidad de mano de obra agrícola en la provincia. El origen rural de la migración boliviana explica su inserción en Mendoza.

Tenemos una fuerte presencia de inmigrantes bolivianos y peruanos, y cada vez menos chilenos, por cuanto las condiciones de su país han mejorado y hacen que ese grupo migratorio se vaya reduciendo año a año. Los inmigrantes europeos de la época de apogeo de la migración internacional se han integrado, sus rasgos culturales se han incorporado. Hoy es evidente la instalación de un nuevo tipo de inmigrante europeo relacionado con la vitivinicultura, como propietario de tierras, viñedos y bodegas. También de población coreana vinculada al comercio textil de la Ciudad de Mendoza. Las corrientes mayoritarias con origen en Bolivia provienen de zonas rurales, se trata de una migración tradicional, gente que en el campo boliviano no tiene trabajo y viene a trabajar el campo en Mendoza. Mientras la corriente de bolivianos es una migración rural-rural, la peruana proviene de las ciudades de las costas del Perú, de Lima hacia el norte, y es sobre todo población femenina. La corriente peruana en Argentina es femenina, no sólo porque son mujeres la mayoría de los migrantes, sino porque la iniciativa migratoria es femenina. Las mujeres incorporadas a la educación, con buenos niveles de instrucción, buscan inserción laboral y demandan autonomía, cambian su tradicional rol familiar. Ellas no sólo son las que emigran sino que además toman la iniciativa de emigrar, generalmente en un contexto familiar, es un acuerdo. La migración femenina siempre ha existido, pero que sea tan predominante la iniciativa es revolucionario realmente. Imaginemos la transformación que significa no sólo para ellas sino para sus familias. La mujer que migra generalmente tiene hijos y ejerce su maternidad a distancia. Llegan a Argentina a insertarse en las cadenas de cuidado familiar, para cuidar niños, servicio doméstico, cocineras, etc. y dejan sus hijos a otras mujeres en el mismo lugar, ya que es menos frecuente que los varones se ocupen de sus hijos, las encargadas del cuidado son las cuñadas, abuelas, tías, hermanas.

CASOS REFERENCIALES. Realidad generadora de conflictos

a) Una zona fronteriza [4]

Por estar ubicada en zona de frontera, Mendoza cuenta con uno de los flujos migratorios más dinámicos y cuantiosos del país. Es preponderante economía básicamente agropecuaria, que emplea gran cantidad de obreros golondrinas. Aunque esta modalidad de trabajo no le es ajena a ningún mendocino, los inmigrantes aún encuentran obstáculos que les recuerdan que ésta no es su tierra. Según cifras extraoficiales de la Dirección de Migraciones de Mendoza, uno de cada nueve inmigrantes que llegan a nuestra provincia tramita su residencia (aunque no todos vienen para quedarse). La Dirección no cuenta con registros actualizados, pero es evidente que la mayoría son bolivianos, chilenos y peruanos.  Información extraída de los consulados y las colectividades, indica que en Mendoza más de la mitad de estos inmigrantes no está radicado legalmente.   El caso de Juan Ponce (un nombre ficticio que preserva la verdadera identidad de la fuente) es representativo. Hace 16 años dejó Bolivia para buscar un porvenir algo más prometedor. Meses atrás abandonó su trabajo porque “la gente de Gendarmería conocía su paradero”. Hoy no quiere figurar con el nombre real para no comprometer a su actual patrón, que lo empleó en una finca de su propiedad en una zona del noroeste de la provincia.

b) El dolor del desarraigo…el desencanto de la marginación [5]:

Doce personas, entre ellas cuatro menores, vivían en condiciones infrahumanas en una finca ….., y la Subsecretaría de Trabajo y Seguridad Social de Mendoza labró un acta de infracción. Los trabajadores golondrina [6], oriundos de Tucumán, fueron asistidos por la Comuna y trasladados a otro lugar. Intervino la Justicia federal por averiguación del presunto delito de trata de personas.  Se trata de grupos familiares que residen en condiciones infrahumanas en una vivienda colectiva ubicada en una finca distante a escasos tres kilómetros de la ciudad cabecera del departamento .

Los norteños, entre ellos cuatro niños –de un año y siete meses, otro de 7, uno de 11 y el último de 13 años– denunciaron a sus empleadores por las infrahumanas condiciones en las que sobrevivían. Así lo dijo a Diario UNO M. B.,  padre de los niños. Recordó que arribaron a fines de abril en un colectivo puesto por el gobierno de Tucumán. Viajaron con el único objetivo de encontrar trabajo y un buen pasar para el grupo familiar. Pero ese sueño se desmoronó a poco de haber pisado suelo mendocino. Amontonados en una habitación de pequeñas dimensiones con una puerta y una abertura sin vidrio y sólo dos camas, la familia soportó las gélidas temperaturas de los últimos días sin luz, agua ni alimentos, e intentaron calentar sus cuerpos con un brasero. Para conseguir el sustento diario el matrimonio mendigaba y barría veredas en la ciudad, labor que les redituaba $15 diarios que a duras penas servían para comer algo.

c) La infancia perdida [7]:

La nefasta historia salió a la luz en marzo de 2012, pero,  recién al mes de conocerse,  la noticia tuvo difusión. Su protagonista es un niño de sólo 12 años, quien habría sido traído al país de manera ilegal desde su Bolivia natal para dedicarse al trabajo rural y que fue rescatado por una mujer de la esclavitud en la que vivía, en una finca de la zona este de la Provincia de Mendoza. Mientras desde la Dinaf [8] y el Consulado de Bolivia trataron de dar con la identidad y la localización de los padres del niño, no descartaban que también estuviesen trabajando en algún punto del país, tal vez en las mismas condiciones que su hijo. El niño quedó bajo la custodia de la madre de otro joven que trabajaba con él. Esta mujer fue, precisamente, su salvadora. De su relato también se desprendió que estaba haciendo trabajos rurales en condiciones inhumanas, esclavizantes y no quedó descartado que haya sido víctima de maltratos por parte de sus empleadores. En un momento de la primera entrevista, el niño indicó que si volvía con los padres no iba a encontrar ninguna diferencia, ya que también tendría que acompañarlos  a ellos a trabajar en el campo, (que fue  el contexto en el que había sufrido una antigua herida que se le detectó en una de sus piernas).

 REFLEXIONES FINALES. ALGUNAS PUERTAS QUE  SE ABREN …

 Los casos referenciales expuestos, nos llevan a realizar una profunda reflexión: las familias migrantes se ven expuestas a sufrir innumerables conflictos en su seno y en su entorno. Padres  soportando la indignidad para que sus hijos sobrevivan; hijos con su niñez perdida, separados de su familia, trabajando desde la desesperanza que les provoca la certeza de que sus padres también estén trabajando en sus mismas condiciones, agravado por el conmovedor relato de un niño que  expresó que si volvía con los padres no iba a encontrar ninguna diferencia, ya que también tenía que acompañarlos a trabajar en el campo.

En aras de ofrecer alternativas de prevención y/o resolución a todas esas difíciles situaciones de conflicto  en que se emplazan las familias migrantes, destacamos la importancia de la educación. También, es muy importante el desarrollo de medidas gubernamentales, así como de Organizaciones de la Sociedad Civil.- Entre algunas medidas gubernamentales, destacamos la creación de la Comisión Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (Conaeti) y las comisiones provinciales (Copreti); la aprobación por la Dirección Nacional de Migraciones de un régimen especial de regularización de extranjeros de nacionalidad senegalesa y dominicana con la finalidad de facilitar y agilizar la regularización de personas de estas nacionalidades que se encuentran en el país. [9];  el control que se ejerce en la Provincia de Mendoza, a través de la subsecretaría de Trabajo y Seguridad Social; y  el marco normativo que se va desarrollando paulatinamente.

Las OSC, también desarrollan un importante trabajo con migrantes, como la Asociación Ecuménica de Cuyo[10], que acompaña a comunidades bolivianas radicadas en Mendoza, en los distritos de Ugarteche (Luján de Cuyo) y Guaymallén en acciones tendientes a acrecentar la conciencia ciudadana, la integración social y cultural de la población migrante de Bolivia, a mejorar las condiciones de vida de la población boliviana y el ejercicio de sus derechos fundamentales, a facilitar las condiciones de integración a la sociedad de mujeres migrantes a través de su acceso a la educación formal y la creación de instancias de valorización de la historia en común, a la promoción de mejores circunstancias laborales, al asesoramiento de emprendedores productivos migrantes bolivianos para que alcancen mejores condiciones competitivas frente a otros actores del mercado, etc..- Estas acciones constituyen verdaderas puertas que se abren para los migrantes en su lugar de destino…

madre

Madre indígena con su niño De la serie “Desplazamiento”

Beatriz Elena Hyos- Pintora colombiana


[1] Bourdieu, Pierre y Loic Wacquant, 1992, An Invitation to Reflexive Sociology, Chicago

University Press, Chicago. Citados en  “La migración vista desde el lugar de origen. Comentarios al dossier  “los claroscuros de la migración” por  Gioconda Herrera- Profesora-Investigadora de FLACSO-Ecuador. Coordinadora del Programa de Género.

[2] En Diario de Cuyo.com.ar -20/08/2013 –

http://www.diariodecuyo.com.ar/home/new_noticia.php?noticia_id=586699- Enrique Peláez- Asesor regional para América Latina y el Caribe de la entidad de Naciones Unidas para Población y Desarrollo (Unfpa), y docente de la Universidad Nacional de Córdoba por el Consejo Nacional de Investigaciones Científica y Técnicas (Conicet).

[3] Titular de la cátedra Geografía de la Población en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNIVERSIDAD NACIONAL DE CUYO e investigadora del CONICET dedicada al estudio de las corrientes migratorias internacionales- Fuente:  http://www.edicionuncuyo.com/mendoza-inmigrante

[4] FUENTE:  DIARIO LOS ANDES ON LINE . 2 de mayo de 2001

[5] FUENTE DIARIO UNO- MENDOZA 8 de junio de 2012

[6] Se denomina así a quien se desempeña en el sector laboral informal, principalmente en el ámbito rural y bajo condiciones muy precarias, con escasa capacitación, participando en migraciones estacionales hacia zonas de cosecha. En nuestro país la mayor demanda se origina en la actividad frutícola. Estudios estadísticos realizados sobre las dimensiones de este sector laboral señalan que, mientras a fines de la década de 1990 se hablaba de unos 100 mil trabajadores golondrina, en 2007 la cifra había trepado a casi 350 mil, y que la cantidad de trabajadores menores de edad también era mayor.

[7] FUENTE : DIARIO LOS ANDES- MENDOZA-  25 de abril de 2012. Se han omitido datos identificatorios de identidad y espacios para preservar la confidencialidad del caso.

[8] DIRECCION DE LA NIÑEZ, ADOLESCENCIA Y FAMILIA DE MENDOZA

[9] http://www.losandes.com.ar/notas/2013/1/10/migraciones-aprueba-regimen-especial-para-inmigrantes-senegaleses-dominicanos-690358.asp- Diario Los Andes on line. 10 de enero de 2013

[10] http://www.ecumenica.org.ar/wordpress/educacion-popular/migrantes/

10 comments to “LUGARES DE DESTINO DE LOS MIGRANTES: GEOGRAFIAS DE BRAZOS ABIERTOS Y DE PUERTAS CERRADAS GENERADORAS DE CONFLICTOS FAMILIARES”

You can leave a reply or Trackback this post.
  1. Viviana Marsollier says: 12 mayo, 2015 at 8:50 pm

    Inmigrantes y emigrantes. ¡Cuán cierto es que “estos procesos modifican la vida de los que se quedan, de los que se van y de las sociedades de destino!”.
    Quien migra se distancia de su tierra, de sus seres amados, de sus vínculos, de sus cosas, de todo lo que le da un significado de arraigo. A partir de ese momento, su vida pasa a verse alterada por completo. ¡Qué tremendo pensar en dejar a los hijos al cuidado de otras personas con el objeto de buscar una salida más aceptable a los problemas familiares!
    Los que quedan son los otros personajes sufrientes de la historia. Pienso en los hijos, en la familia cercana de las mujeres que se mencionan en este artículo.
    Soy docente. Me detengo aquí para destacar el concepto mencionado en la videoconferencia sobre la importancia de trabajar la complejidad del tema desde la educación, desde las aulas, desde la sociedad toda. Considerar al migrante como ser humano igual al local, nos lleva a posicionarnos en el ámbito de lo humano, de la consideración por el prójimo. El trato igualitario que damos a los alumnos migrantes en las aulas, el valor por la diversidad y por la multiculturalidad, nos hace ejemplos vivos de lo que deseamos que sean quienes transitan las nuevas generaciones. La comprensión en el relacionamiento y en el tratamiento de diversas situaciones hace bien a todas las partes.
    Hablar de humanizarnos es repensarnos como personas benignas, consideradas, misericordiosas. Es hablar de agentes de paz y de entendimiento.

     
  2. Cecilia Gabriela Sacchi says: 12 mayo, 2015 at 9:42 pm

    Tema difícil la niñez siendo extranjero, me desempeño en el ámbito de la seguridad y aquí en Buenos Aires, más precisamente en la Capital, y no me es indiferente que las personas que migran vengan a establecerse con sus niños.
    Esta situación generalmente conlleva a que los adultos trabajen en talleres clandestinos de costura o bien intenten insertarse en la sociedad haciendo trabajos que los habitantes locales no quieren desempeñar (por ejemplo: los ciudadanos bolivianos eligen trabajos relacionados con despacho de verduras, los ciudadanos paraguayos generalmente se dedican a la albañilería, los ciudadanos chinos a los supermercados). Algunos consiguen trabajos temporales o bien, tras intentos fallidos, se dedican a delinquir.
    Muchos de estos adultos extranjeros fijan domicilio con parientes que la mayoría de las veces viven en lo que aquí llamamos “villas de emergencias”, lugares de asentamientos precarios.
    Los niños no siempre poseen un núcleo familiar que los contenga y, consecuentemente, los maestros en la escuela son los primeros en ver el día a día de esos chicos en especial, porque sumado a las carencias (que también pueden detectar en un poblador local) advierten que para el chico haber migrado es un plus que no siempre suma.

     
  3. Jose Heriberto Garcia Pena says: 12 mayo, 2015 at 10:45 pm

    Dra. Marun que gran ponencia. Soy migrante por ius optandi no por imposición pero en mi país de origen y en el de arraigo actual (léase Cuba y México) hay muchas historias que vindican lo que expone. Los gobiernos se desentienden y creemos importante que esto tenga una naturaleza pública que coadyuve a lograr que el Estado actual del migrante propicie que el conflicto se solucione sin matices racistas. Europa es ejemplo vivo pero en Estados Unidos la situación está muy dificil. Coincido con la colega de arriba (Viviana) con el efecto educativo que tiene, pero junto al proceso de transculturación que se vive unido al arraigo por la multiculturalidad debe existir un respeto por sus tradiciones y costumbres siempre.

     
    • Maria Victoria Marun says: 13 mayo, 2015 at 6:37 am

      Agradezco vuestros comentarios tan enriquecedores. Es una gran verdad y una necesidad la posición expresada por Viviana sobre la humanización a través de la educación. Compartimos la preocupación de Viviana por los niños integrantes de familias migrantes y valoramos el aporte generado de su propia condición de migrante,de nuestro apreciado colega Dr. García Peña, sobre la multiculturalidad. Dentro de esta locura xenófoba generalizada en el mundo actual, hay países, como Canadá, que han sostenido diversos flujos migratorios, y que han logrado equilibrar su propio ser nacional, respetando la multiculturalidad, con políticas de estado desde las aulas.- El gran problema surge cuando los países de destino no están dispuestos a acoger a los inmigrantes, como muestran las noticias del foro interactivo liderado por la Dra. Gabriela García al cual los invito a participar

       
  4. Eduardo Andres Sandoval Forero says: 13 mayo, 2015 at 9:01 pm

    Sin duda que la inmigración es un fenómeno bastante complejo que atañe a personas, familias, grupos sociales e incluso países. En su generalidad podemos observar que los “indocumentados” son los más afectados en todos los aspectos de la vida social y humana. El caso de los niños es aún todavía mas dramático, es ciertamente como lo dice María Victoria: “una infancia pérdida”, y muy seguramente también una vida pérdida.

     
  5. Ana Maria Dagnone says: 14 mayo, 2015 at 12:16 pm

    Me parecio muy interesante tu trabajo y tu conferencia .El relato de la infancia perdida ,ese niño que solito en Mendoza tenia que subsistir sin ayuda y sin documentos.
    Estoy de acuerdo contigo que desde la educacion tenemos que entender y aprender a ser receptores y aceptar al que viene de afuera.
    Me parece muy bueno que Mendoza tenga programas para cumplir este objetivo.
    Felicitaciones Maria Victoria

     
  6. Maite Pereyra Amilkar says: 14 mayo, 2015 at 5:54 pm

    Reflexionando el comentario efectuado acerca de que los códigos culturales muchas veces impiden la legitimación del inmigrante, me hizo pensar que ésta situación pareciera chocar con la posibilidad cada vez mayor que el ser humano tiene para acceder, comprender y familiarizarse con otras culturas, sea a través de diversos medios de comunicación, redes sociales, etc.- Sin embargo, conocer otras culturas, pareciera que no implica aceptar las diferencias culturales existentes. Seguramente este supuesto acceso que hago referencia, no logra revertir las conductas deslegitimantes hacia los inmigrantes, ni abrir las mentes humanas… se necesitarán otros estímulos! Por eso resultan muy interesantes estos espacios que invitan a la reflexión y al intento de humanizar un mundo deshumanizado!

     
    • Alicia De Rivas says: 16 mayo, 2015 at 5:07 pm

      Coincido con Maite que el conocimiento de otras culturas no es suficiente y podria ser otros estimulos la educacion en tolerancia y respeto a la diversidad. Humanizar al humano, desde pequeño.

       
  7. Haydee Ester Silveyra says: 15 mayo, 2015 at 12:04 am

    Dra.Maria Victoria Marun, su excelente ponencia plena de información y testimonios reales, son el resultado de historias que se repiten. ¿Qué les paso a esos niños y jóvenes?. Viajan solos, son abandonados, devueltos, o repatriados. ¿Cuándo llegaron?, ¿Cómo viven con fata de identidad?.Se les exige obediencia, silencio, suelen alegar parentesco o niegan conocerlos, para liberarse de toda responsabilidad. No son ciudadanos, no son adultos, no son visibles. ¿Cuál es el destino de estos pequeños viajeros sin identidad? No es nostalgia si no desaparición. Recorren el camino del viacrucis. La Argentina y su normas vigentes y programas, es unica en el continente, con relacion a las migraciones (leyes 25871/2003-26165/2006-26364/2008-Decreto 616/2010-Programa Raices- Provincias 25 y ECODAR). Desde la mediación, se necesita innovar con dispositivos nuevos y herramientas renovadas para entrenar a los profesionales en el abordaje de los procesos participativos de resolucion de conflictos en esta tematica, por sus particularidades sociales, legales, de educación, …….. en contextos politicos, regionales y culturales distintos.

     
  8. Analia Reineri says: 17 mayo, 2015 at 3:40 pm

    La educación abre puertas.
    La escuela, el club del barrio, el espacio común en el asentamiento… como espacios para evitar los conflictos interculturales y frenar la perpetuidad de esos conflictos son un ámbito estratégico para revertir el deterioro de las relaciones interpersonales. Para echar a rodar la tarea inconmensurable de desactivar conflictos interculturales. No multiplicar, no reproducir …
    El conflicto es cotidiano en nuestras sociedades actuales, parte de la vida pero la violencia y la degradación no tienen por qué ser sus consecuencias “naturales”.
    Los niños y su aprendizaje de abordar el conflicto son una oportunidad (como ha quedado demostrado en varias de las conferencias y trabajos de este congreso) para cambiar paradigmas y aceptar la diversidad de opiniones con respeto y tolerancia. Es una empresa importante que los mediadores debemos asumir en el ámbito educativo, para transformar. Desde hoy en adelante.
    La mediación como alternativa para repensar relaciones interpersonales es un instrumento que los docentes o mediadores insertos en el ámbito deberían tener en su caja de herramientas de intervención. Para que no haya “niñez perdida”, desesperanza.
    La tarea siempre supone la participación de todos los estamentos de gobiernop, entidades intermedias, etc.