38 comments to ““Mediar con el malo de la película” – Foro interactivo con observación de videos”

You can leave a reply or Trackback this post.
  1. Javier Ales Sioli says: 12 mayo, 2015 at 7:58 am

    Amigos y amigas… en este foro os propongo hablar de algo muy importante en la mediación: LOS CONDICIONANTES DE LA NEGOCIACION. Siempre que atendemos un caso nos encontramos con la circunstancia de que la persona que acude a mediación intenta monopolizar la conversación con “LO MALA QUE ES LA OTRA PARTE”, en este sentido que pensais de las siguientes cuestiones:
    1.- Yo sé que tengo razón, tú dices que la tienes tú pero yo sé que no, ¿y ahora qué pasa? Tener razón es aseverar que uno está en lo cierto, pero sobre todo corroborar que el otro está equivocado. tener razón no es tan importante como que el otro te la dé
    2.- ¿todo es negociable?, ¿en todas las ocasiones?, ¿con todo tipo de personas?. Si fuera necesario llegar a un acuerdo con quien representa la maldad más absoluta ¿estaríamos legitimados para hacerlo?

    Un abrazo desde Sevilla, España

     
  2. Ariel Ringuelet says: 12 mayo, 2015 at 10:19 am

    Hola.
    1. Creo que es el desafío del mediador es lograr una mínima actitud de apertura de la parte que cree tener razón para que, sin dejar los fundamentos que la sostienen, acepte la razón del otro . Me parece que la cuestión va más allá de “mi razón vs la razón del otro”, sino que es “mi razón y la razón del otro.
    2.Considero que todo es negociable. Un mediador debe partir siempre de este supuesto. ¿Quién somos nosotros para creer que alguien representa la maldad más absoluta?
    Saludos,
    Ariel Ringuelet

     
  3. Paula Gimena Ramirez Yunes says: 13 mayo, 2015 at 1:39 am

    Hola.
    La verdad que con respecto a la postura de quien tiene la verdad…una buena neutralización del discurso seria explicarles que el proceso no es adversarial, y que no hay un juez que dirima quien tiene la razón, sino que nos ocuparemos de lo que hoy no tiene y necesitan.
    Y si considero que hay cuestiones que no son negociables, por ejemplo los valores y principios, es muy difícil mover a una persona de ellos.
    Por ultimo, llegado el momento de firmar el acuerdo, por lo visto en los videos en España, o por lo menos en Sevilla, el mediador actúa el solo con las partes. Aquí en la Argentina, la ley obliga a que los participantes se presenten a la audiencia acompañado por sus respectivos letrados bajo pena de tenerlos por incomparecientes. Ya que son sus letrados quienes los acompañaran y asesoraran en materia legal, dejando al mediador como facilitador de la comunicación. Por lo que considero que llegado el caso, si tanto los participantes como sus letrados quieren convenir, el mediador deberá cerrar la audiencia con acuerdo.
    Muy interesante los videos y la experiencia brindada.
    Saludos,
    Paula, Buenos Aires, Argentina.

     
  4. Maria Estela Palumbo says: 13 mayo, 2015 at 1:44 am

    Coincido con Ariel , somos mediadores y no juez , si debemos respetar los dichos de ambos sin tomar partido de ningún lado , y en caso de encontrarnos con alguien conflictivo , seria el caso de dialogar y escuchar cuales son sus problemas , por lo menos en mi perfil de Mediadora Comunitaria es así . saludos .

     
  5. Javier Ales Sioli says: 13 mayo, 2015 at 9:18 am

    Magnificas aportaciones amigos… La negociación tiene algo de carta náutica, de mapa que hay que cartografiar antes de iniciarnos en la aventura de sellar un acuerdo.  En el mapa de la negociación deben aparecer todas las partes, también las invisibles
    Basta con escarbar un poco para encontrarnos toda una urdimbre de aliados, destructores, bloqueadores, coaliciones que puedan neutralizar a los saboteadores y a los destructores

     
  6. Salvador Madrid Fernandez says: 13 mayo, 2015 at 10:07 am

    El juego del intercambio de papeles, ponerse en el lugar del otro, qué piensas tú si fuerás él. Todo ello partiendo de unas premisas de respeto y tolerancia a la contraparte mediada.
    Visualizar lo positivo del contrario, manifestarse las cosas buenas mutuamente, minorando así la visión pesimista del uno con respecto al otro. Aflorar el positivismo en la negociación de los verdaderos intereses.

    2.- No todo es negociable, hay derechos indisponibles, irrenunciables, hay cosas que no se pueden negociar, no se puede permitir dejación o renuncia de derechos básicos. El malísimo, en términos de delincuente, infractor grave, debe partir previamente de un reconocimiento de sus hechos y una voluntad de reparación.. a partir de ahí la justicia restaurativa tiene un largo recorrido. Se ha negociado con los mas criminales terroristas, pero partiendo de premisas reconocidas. Un cordial saludo, desde Málaga- España.

     
  7. Andres Vazquez says: 13 mayo, 2015 at 10:40 am

    Coincido con las apreciaciones de Salvador. Creo están directamente relacionadas con estas reflexiones suyas en una reciente publicación: “La deontología profesional es un pilar básico en cualquier profesión y debe estar regulada desde el principio, tipificando sus infracciones y sancionando las conductas ilícitamente reguladas. La ética y la moral, del ser y deber ser, están muy bien, pero una profesión que se precie debe tener regulada su deontología profesional. Ejercer la mediación no es un sacerdocio, ni los mediadores son personas mejores que otras, aunque deben estar en el empeño de servir de ejemplo en cuanto al tratamiento de las relaciones interpersonales en conflicto.”

    http://adcordis.com/adcordis/la-etica-del-mediador-de-conflictos

     
  8. Maite Pereyra Amilkar says: 13 mayo, 2015 at 11:19 am

    Creo que un punto fundamental en las mediaciones es que el mediador logre instalar y aplicar la “escucha activa” , primeramente desde su lugar de mediador, y luego intentar “contagiar o estimular” a que las partes hagan lo mismo, mediante preguntas pertinentes que las inviten a reflexionar y a ponerse en el lugar del otro. Con la escucha activa se genera un ámbito que invita a entender las razones del otro, que no es lo mismo que darle la razón, inclinando a las partes a dialogar con mayor empatía.
    Por otro lado, hay cuestiones que dificultan una negociación, por ejemplo cuando las partes tienen objetivos que esconden valores o principios arraigados que no logran siquiera visualizar como obstaculizantes de su propio interés, anteponiendo cuestiones morales.
    Muy interesante el congreso.
    Gracias.
    Maite (Mar del Plata, Argentina)

     
  9. Javier Ales Sioli says: 13 mayo, 2015 at 11:26 am

    Maite, Salvador, Andrés… como siempre grandes aportaciones. Tambien como todos sabemos hablemos de la comunicación no verbal en las mediaciones o negociaciones… EL GRAN ESPECTACULO DE LAS EMOCIONES TIENE EL CUERPO COMO ESCENARIO. Nuestro cuerpo ofrece mucha información, aunque nuestras palabras, quieran proporcionar otra… ¿No creeis que es importantisimo trabajar una y otra vez en nuestra formación los gestos?. Un abrazo

     
  10. Ariel Ringuelet says: 13 mayo, 2015 at 12:40 pm

    Gracias a todos por los comentarios.
    Si Andrés! Creo que nunca terminaremos de aprender a “leer” y a entender al otro, a la parte en cuestión, y lo gestual es un terreno muy útil para esto. Todo suma, así, como los silencios, las actitudes, las posturas….
    Abrazo
    Ariel

     
    • Maria Victoria Marun says: 13 mayo, 2015 at 1:22 pm

      Realmente muy interesante el planteamiento de este espacio que se emplaza como una instancia de reflexión sobre el rol que debemos cumplir como mediadores. Coincido con Paula en que no todos los conflictos son negociables (por ej. los que se basan en principios y valores), y con Salvador en trabajar la estrategia de “posicionar a nuestros asistidos en el lugar del otro”, para identificar “las razones de cada uno” y……..Colegas que gran desafío no perder el horizonte de la neutralidad, cuando estamos en una zona límite de percibir “al malo de la película” en nuestro ámbito de trabajo! Un cordial saludo agradeciendo vuestros magníficos aportes que nos ayudan a crecer

       
  11. Cristian Ariel Poetto says: 13 mayo, 2015 at 11:24 am

    Creo que lo más habitual en una mediación es encontrarnos con posiciones antagónicas en las que cada parte sostiene que tiene la razón o que dice la verdad. Justamente ese es el desafío para el mediador, abrir la mirada, más allá de razones o verdades, generar el movimiento suficiente para que las partes puedan reconocer que existen otras formas diferentes de percibir una misma cuestión. Es fundamental para eso que en sus relatos hablen desde el yo, cómo lo perciben, qué les pasó, qué sintieron. Esta forma de responder a las posiciones o argumentaciones de los demás evita que el otro se ponga a la defensiva -no puede criticar lo que sentimos, lo que nos pasa y sentimos no es discutible-, y por otro lado hace las veces de espejo hacia el otro, generando que también adopte esta actitud y reflexione sobre lo propio, permitiendo un diálogo y una comunicación asertiva y efectiva acerca de nuestras necesidades e intereses.
    Por otro lado, sobre la segunda pregunta disparadora, pienso que en mediación todo es negociable dentro de lo que las partes decidan que es así, y en ciertos contextos, salvó que el mediador evidencie un grave desequilibrio entre las partes no debe intervenir al respecto. No todas las personas, son aptas para participar en una mediación, en eso sí concuerdo, y es fundamental la evaluación que el mediador realice sobre eso, valiéndose en su caso del aporte de algún equipo inter-disciplinario. En cuanto a la legitimación, es trabajo del mediador lograrla frente a las partes en todos los casos, y la oportunidad por excelencia es a mi entender, el momento del encuadre.

     
  12. Maria Eugenia Biain says: 13 mayo, 2015 at 11:31 am

    Vengo leyendo con atención los comentarios y recordé algo que Sara Cobb dijo en su último curso por Argentina. Decía que teníamos que sacar a la víctima de su rol, porque desde el vamos es un rol que genera simpatías (todos queremos ser víctimas y no victimarios, si nos dieran a elegir) y deja al otro muy mal parado. Y para sacarla, hay que hacer las preguntas que generen una muesca, metan baza en el relato de su perfección (porque la víctima siempre es perfecta, el imperfecto es el otro). Ella considera que si logramos ese punto de quiebre, se abre la posibilidad de hablar de otra forma y de asumirnos como adultos con defectos y virtudes. Porque admitiendo que no somos perfectos podemos aceptar que el otro no lo sea.
    Y sobre lo que dices sobre el cuerpo, Javier, y las emociones, es un capítulo que tendríamos que poner en agenda en primer lugar. Empezando por los mediadores: tener un registro de nuestro cuerpo para saber cuándo se empiezan a manifestar los síntomas de una emoción que nos está invadiendo. Un abrazo a todos, desde Córdoba, Argentina, Mariú

     
  13. Javier Ales Sioli says: 13 mayo, 2015 at 12:18 pm

    Quizas tambien se me antoja importante tener en cuenta que nuestro nivel de protagonismo, en la mediación, irá decreciendo en la medida que los mediados van recuperando el protagonismo… y con lo que para mi es básico… CUIDAR QUE LOS MEDIADOS SE ATRIBUYAN EL EXITO DEL ACUERDO. Abrazos desde una muy calurosa Sevilla con 40 grados

     
  14. Alberto Elisavetsky says: 13 mayo, 2015 at 12:40 pm

    Querido Javier unas breves lineas, para expresarte publicamente mi agradeciento por tu invalorable contribucion academica al e-Marc 2015!
    Desde Buenos Aires con 20 grados!
    Alberto

     
  15. Claudia Leonor Bustos says: 13 mayo, 2015 at 3:37 pm

    Cuando las partes llegan a la mediación el “Malo de la película” siempre es el otro, a mi me asiste la razón y la verdad y el otro es el que esta equivocado…esta premisa puede que ya sea fruto de la experiencia o por consejo de sus abogados . Ahora bien, es ahí cuando el mediador tiene que demostrar su habilidad, al momento de hacer las devoluciones para poder lograr a través de parafraseo un cambio en la mirada que tienen las partes sobre el conflicto en ir equilibrando las cargas de responsabilidad de modo tal que a hora de acordar haya que negociar.

     
  16. Javier Ales Sioli says: 14 mayo, 2015 at 6:49 am

    Tienes toda la razón Claudia, creo ademas que lo mas importante es hacerles ver la gran parte de responsabilidad en el conflicto que tiene cada uno. Eso les pone en una posición en la que a la hora de negociar sepan que el problema es de todos no de uno solo. Abrazos

     
  17. Javier Ales Sioli says: 14 mayo, 2015 at 6:52 am

    Segun nuestro compañero JOSEPH REDORTA: El ser humano ha dispuesto a lo largo de la historia de dos herramientas para lograr las cosas: el poder (la fuerza, la imposición, la coerción, la amenaza) y la PALABRA
    Lo importante es conseguir en todo caso como dice mi buen amigo Josemi Valle, “que se peleen las palabras que no las personas”

     
  18. Viviana Marsollier says: 14 mayo, 2015 at 5:28 pm

    No soy mediadora, soy docente, pero cada día mediamos en las aulas. Por experiencia, “el malo de la película” no siempre es así como parece. Con diversas estrategias, la mayoría de las veces se llega a acuerdos positivos. Muy buenos los videos ilustrativos. Gracias por el tiempo dedicado a producirlos y por compartirlos.

     
  19. Alicia De Rivas says: 14 mayo, 2015 at 5:54 pm

    Hola, viendo los videos y revisando practicas entiendo que estas personas que hoy estan en conflicto alguna vez dialogaron y acordaron, entonces no puede haber tanta diferencia…y por otro lado hay cuestiones comunes que necesitan hablar y acordar. No creo en que haya maldad, sino una coraza mas dura quizas que no le permita ver la postura del otro y se cierra al dialogo.

     
  20. Maria Claudia Serna says: 14 mayo, 2015 at 6:17 pm

    1-Me parece que la situación “yo tengo la razón y tú no la tienes” (desde ambas o sendas partes) es una constante al comienzo de todo proceso de mediación (si no, las partes probablemente ya hubieran resuelto su conflicto!)
    Cierto es que suele ser más importante demostrar que “tú no tienes la razón” a exponer porque “yo tengo la razón”
    Me parece importante sacar a las partes de su discurso de autoafirmación y generarles el espacio para que puedan descubrir “al otro”, sus necesidades, preocupaciones y también, porque no, sus razones. Un espacio que les permita descubrir “algo” más importante que “tener la razón”.
    2- Creo que la legitimación del mediador para intervenir en cualquier caso está otorgada por su profesionalidad (y su sentido común). Podría sucederle que no se sienta capacitado para determinado caso o crea que no podrá mantener la neutralidad ante personas que piensan muy diferente a él o ella, que no pueda evitar sentirse demasiado involucrado y ello comprometa su aporte. Creo que debe retirarse: el mediador no es Dios. No lo puede todo y reconocerlo así no está mal.

     
  21. Paula Gimena Ramirez Yunes says: 14 mayo, 2015 at 9:17 pm

    Leyendo el comentario de Alicia…recorde una practica supervisada que me toco mediar un tema de division de bienes de herencia, en la cual los hermanos estaban muy enemistados con el padre, que se habia vuelto a casar….y recuerdo que era muy dificil correr de las posiciones a esos hermanos con respecto al padre…hasta que luego de una pregunta abierta hacia uno de ellos…respecto del porque habia elegido su profesion…se quebro y recordo que su padre lo habia iniciado en el oficio….Asi que Alicia, me has hecho recordar ese dia…y es verdad…en muchas ocasiones, en algun momento ha habido dialogo.

     
  22. Gabriela Veronica Garcia says: 14 mayo, 2015 at 9:29 pm

    Hola a todos! estuve leyendo todos y cada uno de los comentarios que han realizado y la verdad es que a todos los veo muy interesantes y con valiosos aportes por lo que no es mucho por lo que queda por agregar, aun asi creo que ante el posicionamiento de una de las partes ya sea el ” yo tengo la razon” “el malo es el otro” “las cosas son como yo las digo”..etc. Es importante que el mediador pueda generar preguntas con el fin de llegar a comprender las necesidades, intereses, etc. de quien esta posicionado. Sin lugar a dudas que si esto se diera en una mediacion familiar trataria de realizar un analisis sistemico de las partes. Respecto de lo negociable o no creo que si bien depende del tema a tratar es sin duda importante que las partes esten en condicion de igualdad al momento de sentarse a la mesa de mediacion o negociacion, si esto es asi creo que son mas los temas que se pueden hablar que los menos que se van a evitar. Saludos.-

     
  23. Claudia Leonor Bustos says: 14 mayo, 2015 at 9:40 pm

    Hola a todos…Creo que un punto importante es poder transmitirles a la partes una actitud de resiliencia, hacerles ver que del conflicto y los estados de crisis se aprende, y se puede salir fortalecido… es una oportunidad de cambio…

     
  24. Nancy Asproni says: 14 mayo, 2015 at 9:54 pm

    Muy buenos los videos que he visto!!!
    Con respecto a las preguntas disparadoras, paso a la primera sobre cual de las partes es la que tiene razón, desde mi perspectiva ninguna de las partes es la que tiene razón, ya que cada una tiene su propia visión de la realidad que generó el problema. Es habilidad del mediador ayudar a abrir la visión de las partes para que estas puedan interpretarse y comprenderse, dejando de lado quien tiene la razón y quien está equivocado.
    Con respecto si todas las cuestiones son negociables considero que ciertas cuestiones no son negociables como por ejemplo algunas causas penales. Y creo que no todo tipo de personas están dispuestas a acceder a la negociación .
    Muy enriquecedor este espacio, gracias a todos.

     
  25. Ariel Ringuelet says: 14 mayo, 2015 at 11:04 pm

    Si bien es cierto que hay cuestiones penales que no pueden ser negociables, me parece que desde un concepto filosófico, a priori, me parece interesante no ponerle techo, por eso de que “ningún pibe nace chorro”. En la realidad siempre está la posibilidad de no poder negociar o mediar, por motivos varios. Pero dejemos que la realidad nos ponga el límite y no nuestra cabeza!!.
    Gracias,
    Ariel

     
  26. Cecilia Gabriela Sacchi says: 14 mayo, 2015 at 11:39 pm

    Me pareció muy ágil la inclusión de videos, muchas gracias.
    Creo que si “el malo” ha venido …tan malo no ha de ser, aunque esté obligado por ley (aquí en Argentina); es una muy buena oportunidad para que el mediador pueda ejercer su oficio, sin que se llegue a romper la negociación.
    Coincido con Paula en que los principios y los valores no se negocian, hacen a la identidad.

     
  27. Elena Cristina Lopez says: 15 mayo, 2015 at 12:06 am

    Bueno pienso en principio que todo es negociable. Cuando se refieren a la “maldad más absoluta” hay que ver de qué se trata porque si esa maldad es violar, violencia de género, creo que no es mediable.
    Con respecto al video es otro aporte, en elque se puntualiza que la participación del mediador en la primera sesión es mucho más alta que en las otras, puesto que ya el conflicto lo resuelven las partes.

     
  28. Larisa Mariana Varisco Puerta says: 15 mayo, 2015 at 11:18 am

    Será todo un desafío que el mediador logre hacerles saber , o que sean conscientes de que ambas partes son las responsables del conflicto que están intentando gestionar. A partir de esta mirada, se puede alcanzar algo muy positivo y productivo, que en el momento de negociar se comprometan de tal forma que vean al “problema” que es de todos y que no pertenece a una parte. Es parte de la responsabilidad y el asumir por partes iguales- equitativas y que entre ellos lograrán llegar a un acuerdo que los beneficie a ambos.
    Saludos, muchas gracias por los videos .

     
  29. Juan Antonio Herrera Fernandez says: 15 mayo, 2015 at 2:42 pm

    Las emociones son los protagonistas en la gestión de la resolución de conflictos, concretamente los componentes de la emoción: las reacciones fisiológicas, las tendencias expresivas y conductuales y la experiencia emocional subjetiva.
    El mediador debe saber actuar en el terreno de la experiencia emocional subjetiva. Debe adentrarse en los hechos que suceden realmente, de cómo son interpretados (los procesos cognitivos que comienzan a activarse) y las reacciones fisiológicas que acompañan a la vivencia, de las expresiones emocionales.

     
  30. Analia Reineri says: 15 mayo, 2015 at 3:44 pm

    En Córdoba, (Arg) existe la comediación. Una herramienta fundamental, una especie de reaseguro que tenemos los mediadores para confirmar nuestras percepciones y que el acuerdo haya sido satisfactorio para ambas partes según sus propias expectativas. La instancia de reuniones privadas también es una modalidad que nos permite corroborar en un ámbito apropiado la necesidad de las personas con menos condicionamientos.

     
  31. Regla Alvarez Martinez says: 15 mayo, 2015 at 4:10 pm

    1. Pienso sea fundamental que el mediador se mantega neutral con respecto a las partes.
    2. Estoy al inicio de la formación como mediador y aunque si me gusta pensar que todos los conflictos pueden ser mediables me resulta difícil creer que sea posible.
    Muchas gracias por los videos y comentarios enriquecedores .

     
  32. Karina Beatriz Concetti says: 15 mayo, 2015 at 6:06 pm

    Me parece que lo más importante no es que alguien tenga la razón sino que pueda, cada una de las partes, que es lo que le pasa a la otra. Esto de ver en el mediador a un traductor de los mensajes me parece muy necesario para que ambos lados puedan entender lo que pasa enfrente. A su vez, si el mediador logra que además de conocer el conflicto desde ambos lados, las partes se sientan protagonistas y logren ver el conflicto como una oportunidad, les va a permitir a las partes saber si todo es negociable o si solamente hay algunas cosas que lo son. Muchas gracias, muy bueno el video.

     
  33. Silvina Agueda Schmitt says: 15 mayo, 2015 at 8:47 pm

    Para las partes siempre el otro es el culpable , el malo , el desordenado, etc. Lo importante es que para el mediador no existan las ” etiquetas” según lo que pude entender de la teoria de la identidad de la Ciencia Dialógica. Son partes que por si mismo no pueden compartir una realidad. Tuve la oportunidad de escuchar personalmente a Folger y desde lo transformativo estaría muy bueno intentar la legitimación y el reconocimiento. Por otro lado, independientemente de lo que para la ley sea mediable o no el mediador debiera intervenir cuando existe el conflicto sin juzgarlo ni valorarlo, porque esa capacitado para ello. Si afirmamos en este conflicto puedo intervenir; en este conflicto no puedo intervenir; sería afirmar que no soy competente; llegariamos al absurdo de calificar conflictos: conflicto bueno para intervenir o conflicto malo para intervenir. Saludos.

     
  34. Eduardo Andres Sandoval Forero says: 15 mayo, 2015 at 11:12 pm

    “El malo de la película” contiene implícita una actitud de intolerancia con el otro/a, que se refleja en culpar a ese otro/a del problema, del conflicto. El trabajo del mediador en su primera fase, será desestructurar esas intolerancias a los niveles más mínimos posibles, de manera que se generen condiciones dialógicas en todas las partes involucradas en el/los conflictos. Saludos!

     
  35. Lucila Mariana Martinelli says: 17 mayo, 2015 at 4:12 pm

    Como expresa Eduardo Andrés Sandoval Forero, culpabilizar al otro implica una actitud de intolerancia; y además, no asumir el papel que uno mismo tiene en el conflicto.
    El desafío es reconocer al otro como protagonista del conflicto, junto a uno mismo, y visualizarse con él trabajando en la búsqueda de la solución.

     
  36. Javier Ales Sioli says: 19 mayo, 2015 at 7:00 am

    Amigos, sirva este mensaje para dar las gracias a Alberto Elisavetsky y su equipo por proporcionarme este espacio para debate y crecimiento personal y profesional, he/hemos aprendido de cada una de las aportaciones que habeis realizado. Gracias y hasta el e-marc 2016. Javier Alés