19 comments to ““…Y la abuela parió indocumentados… (miradas de sectores sociales hacia los inmigrantes y rol del mediador””

You can leave a reply or Trackback this post.
  1. Salvador Madrid Fernandez says: 13 mayo, 2015 at 1:40 pm

    Es una necesidad a gritos en estos tiempos la presencia del mediador intercultural, o los también llamados mediadores de enlace, culturales o linkworkers.. el fenómeno migratorio es una realidad que no se puede ocultar con prohibiciones, o con bombardeos a los barcos piratas explotadores que traen de unas tierras a otras, personas que solo buscan una vida digna. El mundo de la globalización no puede desdeñar a los países de vidas miserables, y en este sentido el papel de los mediadores es fundamental a la hora de conciliar mundos, vivencias y culturas distintas. La tolerancia, la comprensión, la solidaridad, el pluralismo.. entre otros.. son etiquetas que debe llevar a gala el mediador intercultural y hacerlas llegar a la sociedad receptora..

     
    • Alicia De Rivas says: 14 mayo, 2015 at 7:29 am

      Totalmente de acuerdo, si nos sacamos todo tipo de prejuicios en general (raza, religion, sexo, etc) estaremos interviniendo imparcialmente, y para ello hay que ponerse en los zapatos del otro

       
  2. Maria Isabel Becerra says: 13 mayo, 2015 at 6:48 pm

    A algunas personas les será familiar el silogismo “Eramos pocos, y parió la abuela”… El mismo se emplea, según el Instituto Cervantes (de España), cuando hay demasiadas personas en un lugar y llegan más. En un sentido más amplio, se aplica cuando hay exceso de algo malo y todavía aumenta en perjuicio de uno…
    En este sentido, muchas sociedades de nuestra América Latina y en el resto del mundo, considera al inmigrante como “un mal agregado” a los pesares que ya poseen en su “propia tierra”.
    La historia de la inmigración en Argentina desde 1810, y que tomó fuerza a partir de 1850, denota un favorecimiento por parte de los organismos de gobierno que veía en Europa, no solo una fuente de civilización y la cultura, sino también una fuente de mano de obra para laborar el territorio “casi” virgen.
    De esta forma, muchas generaciones fueron “haciendo patria” y hoy los descendientes de esos primeros inmigrantes son los ciudadanos “autóctonos”. No obstante los movimientos migratorios son continuos en el mundo; En Latinoamérica, ya en menor medida desde la vieja Europa y más habitual desde países hermanos… y en países como en Argentina, las políticas de gobierno han favorecido, con su plan de desarrollo de políticas de Derechos Humanos, la integración de los migrantes al desarrollo nacional, sin tener en cuenta su condición migratoria…
    Sin embargo, la visión del ciudadano autóctono hacia los inmigrantes no siempre refleja el esfuerzo que están realizando los gobiernos nacionales por lograr esta integración.
    Dichos como: “Nos vienen a sacar el trabajo…” “el gobierno les dá más “éstos” que a nosotros…” “Porqué tenemos que pagarles la educación y la salud con nuestros impuestos!!…” “que se vayan de acá!!…” son en la jerga popular, más habitual de lo que debieran en sociedades que se han conformado merced al proceso migratorio.
    Los dichos anteriores nos dan la pauta de esa sensación que experimentan muchos ciudadanos “sobre que estamos mal, viene estos que ni documentos tienen a sacarnos lo que es nuestro”
    … En definitiva: Eramos poco, y la abuela parió indocumentados.
    QUE OPINA USTED AL RESPECTO Y CUAL SERÍA EL ROL DEL MEDIADOR????

     
  3. Pedro Jose Parajon Torrez says: 14 mayo, 2015 at 1:41 am

    Creo que uno de los roles obligado del mediador, no solo en relacion con este tema “los inmigrantes”, sino en todo lo relacionado con el quehacer de las personas en su interactuar e interrelacionarse con los demas es el de EDUCADOR , La educacion es la riqueza mas grande, junto con la salud a la que puede aspirar un pueblo.
    Necesitamos construir espacios donde la contribucion
    del mediador se concretize y sea una realidad observable, medible para desarrollar programas de inclusion como lo que esta realizandose en Mendoza en donde se observa la buena actitud de personas que recuerdan como vinieron sus abuelos y cuanto recibieron de esta tierra.. El inmigrante en una epoca en nuestro pais fue favorecido con tierras, maquinaria y equipo de labranza, planes de desarrollo , le ofrecimos la inclusion en nuestro sistema educativo social y politico y en pocas decadas miren sino es un hermoso pais el que nos ayudaron a construir. yo no puedo ver nada mas que expresiones homofobicas y no precisamente el sentir de nuestro pueblo, no son realidades concretas, Ningun gobierno desproteje a los suyos a favor de inmigrantes, el trabajo calificado, el trabajo bien remunerado, el profesionalizado ni siquiera el artesanal es de facil acceso para el inmigrante. los planes sociales, los programas de desarrollo social y de financiamiento laboral tampoco son direccionados a los inmigrantes…. como pueden estos venir a quitarnos algo…. como podria yo decirle a mi bisabuelo o a mi abuelo …. vete de aca

     
  4. Gloria Marina Villalobos says: 14 mayo, 2015 at 2:40 am

    Choque de culturas, introversión del que llega, si esta a la expectativa de lo que ocurre en un lugar que no conoce, como podría abrirse en mediación? Reconocer y expresar sus emociones? Se tendrá que realizar suficiente trabajo de premediacion, que incluya por parte del mediador investigación del lugar y cultura del que no cuenta con documentos para residir en otro país, pues ha dejado todo, sus raíces, familia, comunidad, lengua, es decir, todo lo que lo constituye e identifica como tal, su propio origen e identidad, para empatizar y solo entonces buscar una apertura emocional.
    Intentado que no suceda lo que escribió Mercedes Sosa. “…Solo le pido a Dios
    Que el futuro no me sea indiferente
    Desahuciado está el que tiene que marchar a vivir una cultura diferente…”

     
  5. Maria Isabel Becerra says: 14 mayo, 2015 at 2:54 am

    Estimado Pedro, coincido absolutamente respecto al rol educador (como usted menciona) que debiera desarrollar el mediador, no solo la intervención en el conflicto ya planteado, antes bien en la prevención del mismo y eso se puede lograr educando a los niños y la sociedad en su conjunto sobre los temas que pudieran revestir carácter potencial de conflicto, en este caso, los movimientos migratorios.
    Usted menciona también la “necesitamos de construir espacios donde la contribución del mediador se concretice y sea una realidad observable”, en ese sentido el Dr. Elisabetski dejó en su videoconferencia como uno de los puntos a reflexionar, la necesidad de hacer visible ante la sociedad el trabajo del mediador.
    Donde dice “expresiones homofobicas”, ¿quiso hacer referencia a “expresiones xenófobas”? Aunque seguramente no sea el sentir de todos (los absolutos son muy pocos frecuentes), en el acervo lingüístico de nuestra sociedad subyacen expresiones xenófobas más frecuentemente de lo que pensamos o somos conscientes, solo que no las observamos porque ya nos son transparentes, las hemos “naturalizado”…

     
  6. Maria Isabel Becerra says: 14 mayo, 2015 at 3:48 am

    La idea de “Argentina, crisol de razas”, pareciera aludir a la conformación de una sociedad de origen netamente europeo… y en cierta forma muchos argentinos tienen abuelos, o bisabuelos Italianos, españoles, holandeses, franceses, alemanes, etc.
    Sin embargo, no muchos hacen mención de sus antepasados de sangre latina…
    ¿Será que los únicos que tomaron el arado e hicieron Patria fueron europeos??
    ¿Será que la abuela indocumentada, que dió a luz otros indocumentados, no contribuyó a conformar el tan mentado “crisol”?… o que tal vez no trabajaron desde la época colonial, en el suelo argentino, la caña de azúcar y el tabaco, contribuyendo así con la economía del país??

     
  7. Alicia De Rivas says: 14 mayo, 2015 at 7:22 am

    Hola a todos, con respecto a los conflictos que se generan con la gente indocumentada me gustaria aportar el dificil camino de las madres, separadas, con hijos extranjeros. Los escollos cuando no estan juntos los padres o al menos de acuerdo son muchisimos para radicarse.Ni hablar de cuando madres extranjeras anotan hijos con el documento de otra persona. Por otro lado el casamiento arreglado para agilizar la nacionalidad. En todos los casos es necesario recurrir a la justicia para regularizar la situacion, pero si puede acordarse en mediacion aspectos previos.

     
  8. Ana Maria Dagnone says: 14 mayo, 2015 at 3:01 pm

    El mediador como constructor de paz es responsable de contribuir ala inclusion de los “indocumentados que pario la abuela”.
    Tenemos que trabajar para demostrar que no es bueno rotular a losseres Humanos y contribuir con programas sociales y gubernamentales para que los indocumentados que pario la abuela dejen de serlo y puedan trabajar y educarse libremente en el pais

     
  9. Larisa Mariana Varisco Puerta says: 14 mayo, 2015 at 5:41 pm

    Como bien decía Débora en su conferencia :
    Dejar de etiquetar, rotular,ponerle nombre a todo… hasta para un diagnóstico uno debe poner un código que identifique la patología. En relación a mi formación previa de Psicopedagogía y Psicología, constantemente estamos luchando en la eliminación de otorgar una etiqueta a las personas, a los pacientes, en fin, al ser humano.
    Existen resistencias, llevará tiempo, pero creo que el primer paso es ser conscientes de lo que está sucediendo Hoy, con este tema. No debemos normalizar y generalizar este tipo de actos- conductas, etc.
    Como mediadores, tendremos la labor de ir corriendo esta mirada donde se etiqueta a los inmigrantes, donde se origina una Autoatribución como lo es el “nosotros” , ocasionando una Situación Distancia , es decir : “ellos vienen” “ellos son” “ ellos nos quitan el trabajo” ,etc. Es aquí donde la situación poco a poco va tomando forma, hasta arribar a un conflicto. Este conflicto es claro, preciso y dependerá de los mediadores lograr una modificación, un pasaje (como mencionaba Débora en la conferencia del día de ayer) a ser “nosotros” , visto al problema desde a fuera , sin asumir ningún tipo de responsabilidad absoluta y compromiso o interés , a la espera de que se acerque otro especializado en la temática , con la intervención de actores sociales ( salud , asistentes sociales, mediadores, etc) , desligándose de todo accionar.
    Tendremos que pensar en cómo podríamos promover el diálogo, donde se genere un cambio entre el “nosotros” al “vosotros”. Considero que como mediadores, contamos con herramientas para que todo esto pueda lograrse y está en nosotros, como, alcanzarlo.
    Debemos ser creativos, buscar nuevas metodologías de promoción, que inviten y fomenten el diálogo. Constantemente tendremos desafíos, los cuales harán que debamos buscar nuevas formas de abordar los conflictos. Cada situación es única, cada persona es única, pero hay algo que compartimos todos… Somos Seres Humanos, habitamos el mismo planeta, y tenemos los mismos derechos.

     
  10. Nancy Asproni says: 14 mayo, 2015 at 6:21 pm

    Es cierto María Isabel que este país es un crisol de razas, en mi caso particular tengo descendientes directos europeos, pero parece ser que esto quedó atrás con mucha facilidad y nos hemos convertido en elitistas. En lugar de ayudar a las personas que debieron dejar sus tierras natales se las discrimina sin más.
    En estos casos el mediador debe ser el encargado de lograr que los pobres indocumentados puedan hacernos conocer sus costumbres, su cultura, sus necesidades a fin de que la otra parte pueda comprender sus reclamos. También tiene que explicar a los inmigrantes nuestras costumbres y culturas, para que ellos puedan entender nuestro contexto. Para mi el mediador, como ya expresaron otros participantes de este foro, necesita ser la conexión o vínculo intercultural entre las partes para poder llegar al entendimiento. Trabajo que se puede expresar en pocas palabras pero que es muy difícil de desarrollar.
    Creo que deberíamos educar a los niños desde pequeños para que en el futuro se pueda cambiar esta mirada discriminatoria hacia el inmigrante, ya que la mayoría de nosotros, como bien dice el dicho popular: no ha nacido de un repollo, sino que ha nacido de un inmigrante.

     
  11. Gabriela Veronica Garcia says: 14 mayo, 2015 at 9:11 pm

    Hola a todos! este me parece es un e-marc muy fructifero. En especial concuerdo con Maria Isabel “La idea de “Argentina, crisol de razas”, pareciera aludir a la conformación de una sociedad de origen netamente europeo… y en cierta forma muchos argentinos tienen abuelos, o bisabuelos Italianos, españoles, holandeses, franceses, alemanes, etc. Sin embargo, no muchos hacen mención de sus antepasados de sangre latina…
    ¿Será que la abuela indocumentada, que dió a luz otros indocumentados, no contribuyó a conformar el tan mentado “crisol”?… o que tal vez no trabajaron desde la época colonial, en el suelo argentino, la caña de azúcar y el tabaco, contribuyendo así con la economía del país??” . Yo soy una de esas personas con bisabuelos italianos y españoles por parte de madre y por parte de padre bisabuelosespañoles y brasileros, soy producto del crisol de razas y creo que en parte es eso lo que me ha llevado a participar y trabajar por esto.

     
  12. Elena Cristina Lopez says: 15 mayo, 2015 at 12:20 pm

    Primeramente no debemos olvidar que los inmigrantes primeros son los autóctonos de ahora que resisten a los inmigrantes actuales. Es un conflicto que pareciera no tener fin, puesto que el ser humano siempre va a buscar mejores horizontes donde desarolarse al tornarse imposible vivir donde nacieron. Los mediadores deben tratar de conocer sus costumbres, sus necesidades y comprender las nuestras, Ya nuestros niños tienen en sus escuelas hijos de inmigrantes a los cuales se les piden que no hagan diferencias. Con esto aprendido serán menos los conflictos. El mediador tendrá que hacer que entiendan que las necesidades venga de donde venga son las mismas en todas partes del mundo.
    Excelente lo tuyo María Isabel tu exposición en la video cnferencia.

     
  13. Regla Alvarez Martinez says: 15 mayo, 2015 at 1:26 pm

    Surge espontánea la pregunta
    ¿ y si los hijos de la abuela no fuesen indocumentados, Subsistiria en igual medida el problema? cirtamente , las problemáticas derivadas de la presencia de indocumentados en un territorio , en cuanto a gestión social se refiere, no es da subestimar, pero pienso que el problema fundamental, va mucho más allá de la permanencia ilegal al interno del mismo. .
    A la Raíz de los conflictos que surgen de la convivenci entre diferentes culturas, podríamos Individuare una serie de factores, que concurren a generar y mantener la hostilidad (no necessariamente debido a los documentos ), miedo, desinformación , intolerancia hasta una verdadera y conclamada forma de xenofobia.
    Al frente de una sociedad globalizzata como la actual y en el período histórico que estamos vivendo , donde las distancias geográficas se han reducido
    ( basta pensar a la plataforma virtual a través de la cual estamos interagendo, a Facebook y tantos otros social network ) se prospecta necesario una educación a la convivencia ya desde la escuela de la primera infancia , no que la presencia de mediadores diputados a formar y a guiar en la resolución de controversias derivadas de la convivencia de culturas diversas.

     
  14. Silvia Lilian Lafuente says: 15 mayo, 2015 at 2:19 pm

    El video expuesto en la conferencia y la idea de pensar que la abuela parió indocumentados me remite al encuentro con el otro , a la mirada hacia el otro.
    El otro es tan incomprensible para mí, no lo puedo capturar, no lo puedo englobar, no lo puedo ” nada” . Es tan otro, tan ajeno a mí , que deja incluso de sentir como yo.
    Si esto no existiera no se produciría esta mirada hacia aquel que es distinto a mí, una mirada tan vacía de humanidad y a la vez tan potente.
    Pensar en que todos tenemos impunidad frente al otro es olvidarse que somos parte de esa otredad.
    Sostengo que éste es el punto de partida, no solo de la mirada hacia el inmigrante Y/o indocumentado sino a todo aquel que se encuentre vulnerable .

     
  15. Hector Fuentes Martinez says: 15 mayo, 2015 at 3:46 pm

    Los inmigrantes legales o no, siempre serán etiquetados como un mal por los residentes del país receptor, ya sea por racismo, discriminación o por no tener la misma identidad cultural, es por ello que como seres humanos que somos debemos debemos de ser más tolerantes con las personas que no tengan la misma residencia.

    Para un inmigrante ilegal es muy complicado acceder a la justicia en el caso de requerirlo, dado su estado legal, además de que por obvias razones no se acercará a las autoridades, en tal caso es que es necesario de que los mediadores no tengan algún carácter de autoridad, pues así ocurrirían ante ellos como más confianza, lo que ayudaría a tener un buen desarrollo de los encuentros de mediación.

    Saludos.

     
  16. Karina Beatriz Concetti says: 15 mayo, 2015 at 6:13 pm

    Me parece más que importante el rol del mediador en este tipo de situaciones y quisiera compartir a modo de ejemplo la situación de una amiga mexicana que vive en Argentina. Ella llegó de su país habiéndose conformado en pareja con un argentino, aquí se casó, tuvo su hijo, compró su casa, su auto, aquí trabaja. Hace más de 20 años que está aquí y no logra conseguir la ciudadanía argentina porque para ello requiere un documento proveniente de México en el que indique que no tiene antecedentes penales allí. No logra conseguirlo porque en México dicen que no tienen registros de ella y el que emiten en Argentina no es válido para el trámite. No tiene posibilidades de viajar. Cada 3 años está obligada a renovar el pasaporte y cada renovación resulta más difícil porque le insisten en que sus documentos son viejos y los papeles están deteriorados- Vale el ejemplo? gracias

     
  17. Eduardo Andres Sandoval Forero says: 15 mayo, 2015 at 11:03 pm

    La abuela puede parir en su país de origen o fuera de él. También puede parir hijos en su país de origen que después se van a otro país. Ellos se pueden ir en calidad e migrantes documentados, otros de indocumentados.
    En cualquiera de lo casos, siempre hay una relación inter-cultural, entre culturas, que puede ser simétrica o asimétrica, vertical, autoritaria, de imposición cultural o también puede ser acuerdo al ideal, horizontal, de solidaridad, de respeto al otro, de reconocimiento y de inclusión. El mediador cultural o mediador intercultural será un gestor de relaciones pacíficas interculturales de gran valía para los procesos de respeto cultural. Gracias!

     
  18. Claudia Di Pasquale says: 17 mayo, 2015 at 10:08 pm

    EStimada María Isabel Becerra, muchas gracias por esta pregunta disparadora. Concuerdo con el colega Pedro Parajón Torres en que es muy importante el rol del mediador en estos conflictos donde participan personas de culturas diferentes en la cual están inmersas, y el rol del mediador debe ser educativo, no solo de las partes en conflicto sino educativo para el mediador mismo sobre las diferencias que llevaron a las partes al conflicto (educación en lo personal para el mediador), así lo entiendo. Comenzar nosotros como profesionales en facilitar la comunicación entre las partes como exponía Débora Fortuna en su conferencia , no etiquetar, hacer un uso del lenguaje con inclusión, corrernos del nosotros, ellos al “vosotros”, ya eso denota una “no diferencia”, podría crear una distensión para quien se siente discriminado en ese momento.
    En una auto reflexión tomando el término cultura como el conjunto de rasgos distintivos, creencias de un grupo, modos de vida, sistemas de valores, tradiciones y creencias, dos familias de una misma comunidad, sin ser migrantes de un país a otro podrían ser consideradas dos culturas distintas que entran en un conflicto, por lo que cualquier tipo de conflicto puede ser cultural. Es por ello que es importante el rol del mediador como un rol educativo y auto educativo.

    Muchas gracias por permitirnos participar en estos comentarios.